Christina Malmberg Calvo
Un adiós entre amigos, añoranzas y  nostalgias

<STRONG>Christina Malmberg Calvo<BR></STRONG>Un adiós entre amigos, añoranzas y  nostalgias

El restaurante La Briciola ubicado en la Zona Colonial, fue el escenario en el que se ofreció una recepción de despedida a Christina Malmberg Calvo, quien culmina sus funciones como Representante Residente en  República Dominicana del Banco Mundial.

Christina Malmberg Calvo tuvo a su cargo las palabras centrales y  empezó por recordar sus primeras experiencias en el país. “Nunca voy a olvidar el primer sancocho que disfruté en Sabana Perdida en el 2004, cocinado por las manos y los años de experiencia de la señora Quisqueya Santos. ¡Qué rica la yuca, la auyama y aquel caldo que revivía muertos!”, expresó.

“Volveré a Washington a finales de este mes en lo que es una jugarreta del destino: justo cuando aprendí a bajarle la temperatura al vino tinto y a pronunciar la frase “perico ripiao”, tengo que irme”, destacó, causando risas entre los presentes. 

También resaltó en su discurso los aportes del Banco Mundial en el país en los sectores energético, salud, empleo para los jóvenes, protección social, la lucha contra el VIH/SIDA, y la implementación de la Ley de Acceso a la Información Pública.

Concluyó su intervención diciendo que “son tantos los recuerdos que llevo conmigo que me ayudarán a sobrellevar las nostalgias que he estado fabricando desde que llegué, hace cuatro años”.  

Al cóctel de despedida asistieron congresistas, representantes del cuerpo diplomático, de la Iglesia católica, y figuras de la sociedad civil, quienes disfrutaron de una variada degustación de vinos.

Nuevas funciones

Christina Malmberg Calvo
Llegó al país en el  2004 como Representante Residente del Banco Mundial. En su nuevo cargo fungirá como líder sectorial para la unidad del desarrollo sostenible, en la región de  América Latina y el Caribe del Banco Mundial, con sede en Washington D.C.