China concedió poco

China concedió poco

POR KRISHNA GUHA,  RICHARD MCGREGOR, 
DOUG CAMERON Y  EOIN CALLAN

China accedió esta semana a un nuevo tratado de aviación con EEUU, pero ofreció solo concesiones limitadas en los servicios financieros en la conclusión de  las conversaciones de alto nivel sostenidas en Washington.

La apertura del sector financiero ayudará a los grupos extranjero a acceder al pujante mercado de acciones, pero se quedó corto en la liberalización de largo alcance que esperaba Hank Paulson, el secretario del Tesoro.

Sin nuevos compromisos sobre la moneda  es bastante poco probable que el resultado satisfaga a los críticos de China en el Congreso estadounidense.

Pekín dijo que levantaría el bloqueo a los títulos de nuevos negocios conjuntos y que dejará que estas firmas participen en un rango mayor de actividades. A los bancos extranjeros se les permitirá  emitir crédito y también tarjetas de débito.

El techo para los  inversionistas institucionales extranjeros que podrían invertir en los mercados financieros locales se incrementaría  de los US$10 millardos actuales  a US$30 millardos.

Sin embargo, la delegación encabezada por la vicepremier Wu Yi rechazó los pedidos de EEUU a dejar que las firmas extranjeras de títulos establezcan subsidiarias totalmente propias.

China también rechazó levantar los límites de propiedad a la inversión extranjera en bancos locales, o permitir que las compañías foráneas compren en las corredurías locales

Paulson, quien personalmente presionó a Wu Yi en favor de una reforma financiera, dijo que los pasos son nuevos “incrementos en los cambios”.

El acuerdo sobre aviación, si bien no es tan ambicioso como EEUU deseaba, prepara el camino para una expansión significativa de tráfico bilateral de pasajeros y carga. Los vuelos entre EEUU y China serán más del doble, de 10 1 23 por día en 2012. La concesión de rutas y acceso a los nuevos entrantes se acelerará como consecuencia.

China aceptó un acuerdo de cielos abiertos para carga a partir de 2011, pero analizaría un convenio similar para servicios de pasajeros solo a partir del 25 de marzo de 2011.

EEUU y China dijeron que extenderían la cooperación sobre energía, y que ampliarán el comercio en productos y servicios del medio ambiente.

Paulson dijo que “los resultados tangibles de nuestros esfuerzos hasta ahora” son “señales en el camino para una senda estratégica a largo plazo, para edificar la confianza y permitirnos continuar avanzando juntos”. Pero “tenemos mucho más trabajo por hacer”, añadió.

Paulson le había dicho a los chinos que era imposible construir mercados de capital de clase mundial con firmas de riesgo compartido, y había presionado por una apreciación más rápida de la moneda china.

Wu dijo que los anuncios de ayer reflejan el reconocimiento de China de la necesidad de “acomodar como apropiados los problemas candentes en las relaciones económicas y de comercio actuales entre China y EEUU”.

En una evidente referencia a las recientes decisiones de EEUU de llevar los casos contra China a la OMC, Wu expresó que las disputas colaterales deberían manejarse mediante “consultas directas y el diálogo entre nosotros, en lugar del fácil recurso de la amenaza o la sanción”.

Ambas partes reafirmaron su compromiso de una nueva ronda del  diálogo en Pekín.

VERSION IVAN PEREZ CARRION