Chávez lanza reto a EEUU

Chávez lanza reto a EEUU

PARIS (AFP).- El presidente venezolano Hugo Chávez reiteró en París que Estados Unidos está preparando un complot para asesinarlo, pero recordó a Washington que si consigue su objetivo de eliminarlo, no recibirán más crudo de su país y el precio del barril de petróleo superará los 100 dólares.

   «Si Estados Unidos consigue su objetivo, los trabajadores venezolanos no enviarían una gota más de petróleo a aquel país», precisó este miércoles en rueda de prensa al término de su breve visita oficial a Francia.

   También «se desatará un movimiento popular y el precio del barril petróleo no se quedaría en 50 dólares, sino que superaría los 100», agregó.

   El presidente venezolano aseguró que tras la reelección de George W. Bush el pasado noviembre, ese país ha aumentado sus ataques contra él.

   «Si algo llega a pasarme, el único culpable se llama George W. Bush. Cuando acusamos a ese gobierno de amparar o planificar un intento de magnicidio es porque estamos seguros», aseguró.

   Venezuela, con una producción de 3,1 millones de barriles por día, es el quinto exportador mundial de petróleo.

   Es el único latinoamericano miembro de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP).

   «Venezuela ha decidido ser libre después de estar dominada durante 100 años debido a su petróleo. Las calles de Nueva York y Washington están asfaltadas con petróleo venezolano y sus automóviles se mueven con nuestra gasolina», aseguró el mandatario, que puso fin en París a una gira que también incluyó India y Qatar.

   Chávez reiteró que fue Estados Unidos quien preparó el golpe de Estado de abril del 2002 contra su gobierno, quien provocó el sabotaje petrolero meses después y quien finalmente intentó en vano derrocarle en el referéndum del pasado agosto.

   Por ello resulta «cínico» que las autoridades estadounidenses publiquen que le han avisado de intentos de atentar contra su vida, agregó.

   «Claro que saben que hay intentos de asesinarme… ¡Son ellos mismos quienes los preparan!», acusó.

   Sin embargo, en París, una «ciudad amiga», Chávez se felicitó por esta visita de trabajo «corta, pero intensa y productiva», marcada por el encuentro con su homólogo Jacques Chirac.

   Escoltado por sus ministros Ali Rodríguez (Relaciones Exteriores) y Rafael Ramírez (Energía), el mandatario subrayó que comparte «con Francia la misma visión multipolar del mundo porque es la única manera de salvar el planeta».

   Chávez también se entrevistó en París con el presidente de Total, Thierry Desmarest, firma petrolera francesa que desea aumentar su presencia en Venezuela y proyecta invertir 5.000 millones de dólares en los próximos siete años.

   Concretamente, Chávez aseguró que los responsables de Total desean incrementar de 200.000 a 400.000 barriles por día su producción de petróleo en Venezuela.

   Por su parte, Chirac pidió que las empresas francesas «participen plenamente en el desarrollo económico de Venezuela» y se congratuló por el fortalecimiento de la «democracia» en el país sudamericano.

   Chávez le respondió diciendo: «Queremos ser para Francia un abastecedor seguro de petróleo en el futuro».

   El presidente venezolano también almorzó con representantes de la central empresaria francesa (Medef) que dentro de una semana viajarán a Caracas para explorar «nuevas posibilidades de inversión».

   Chávez destacó que Francia tiene especial interés en la ampliación del metro de Caracas o proyectos de distribución de agua.

   Por otra parte, recordó a las autoridades francesas que «Sudamérica es el epicentro de un poderoso movimiento popular».

   «Estamos asistiendo al renacimiento de América Latina, a la resurrección de los pueblos, cansados del capitalismo neoliberal», aseguró, felicitándose por el aumento de gobiernos de izquierda en el subcontinente, el último de ellos el del uruguayo Tabaré Vázquez.

   Chávez insistió en que Venezuela quiere que América Latina se «integre para ser libre». Como ejemplos de este acercamiento citó una unión petrolera y otra de medios de comunicación, un fondo monetario sudamericano y una estrategia militar común.

   «¿Por qué no una OTAS, una Organización del Tratado del Atlántico Sur?», sostuvo, comparándola a la OTAN.

   Chávez confirmó que aprovechando la próxima visita del presidente español José Luis Rodríguez Zapatero a Caracas, se celebrará una reunión, en un lugar que no especificó, a la que se invitará al dirigente colombiano Alvaro Uribe y al brasileño Luiz Inacio Lula da Silva.