«Charley» ocasiona muerte, destrucción y caos en Florida

«Charley» ocasiona muerte, destrucción y caos en Florida

Miami (EEUU), 14 ago (EFE).- El huracán «Charley» dejó al menos 15 muertos y miles de millones de dólares en pérdidas tras embestir Florida con vientos de más de 200 kilómetros por hora, en una de las peores tragedias ocurridas en los últimos tiempos en este estado.

Cientos de personas están desaparecidas, miles quedaron damnificadas y equipos de rescate buscaban frenéticamente sobrevivientes en casas móviles, residencias y edificios demolidos por la intensidad de los vientos de «Charley».

Funcionarios que trabajan en las labores de rescate pidieron 60 bolsas para cadáveres y camiones refrigerados, mientras que una fundación de California se aprestaba a enviar un equipo canino de búsqueda para que ayude a detectar heridos y muertos entre los escombros.

«Si vamos a rescatar a cualquier persona que ha estado atrapada o herida, sabemos que el tiempo es crucial», declaró hoy Craig Fugate, director de Administración de Emergencia del estado.

Las operaciones se centraban en Punta Gorda, en el condado de Charlotte, donde se lanzó con violencia el ojo de «Charley» el pasado viernes.

Diez de las muertes se registraron en esa área, según informó Wayne Sallade, director del Centro de Emergencia de ese condado floridano.

Las autoridades temen que el número de víctimas fatales aumente debido a que la mayoría de los residentes en casas móviles desobedecieron la orden de evacuación al pensar que el huracán pasaría por otra zona.

Jeb Bush, gobernador del estado de Florida, sobrevoló hoy Punta Gorda y calificó la situación de grave.

«En esencia, vimos una comunidad destruida, particularmente los parques de casas móviles. Es difícil describir todo lo que vimos. No hay estaciones de policías, ni de bomberos. Nadie está operando», dijo en una conferencia de prensa.

Tres hospitales también fueron gravemente afectados por el huracán y estaban evacuando a los pacientes.

El presidente de EEUU, George W. Bush, hermano del gobernador, declaró Florida zona de desastre y tiene previsto visitar el domingo el área devastada.

El candidato presidencial demócrata, John Kerry, expresó en un comunicado sus «más sentidas condolencias a la gente de Florida cuyas vidas han sido devastadas» y destacó las «increíbles pérdidas» ocasionadas por el huracán.

Las autoridades estimaron en 1.000 millones de dólares los daños preliminares, pero analistas de compañías especializadas esperan un siniestro en bienes asegurados por valor de entre 5.000 y 15.000 millones de dólares.

También hay más de dos millones de personas sin electricidad, agua y teléfono.

Mientras proseguían las operaciones de rescate, algunas personas que se encontraban en refugios intentaban llegar a sus casas para cuantificar las pérdidas sufridas.

«Nosotros podríamos no tener nada, pero mantengo un poco de fe en que tal vez encontremos algo», dijo Marilyn Sanibel, de 67 años, quien reside en Sanibel en una casa móvil.

Las autoridades ya comenzaron a auxiliar a las víctimas del huracán y han solicitado a la comunidad que en vez de enviar ayuda en ropa y alimentos, efectúen donaciones en efectivo a la Cruz Roja y al Ejército de Salvación.

El gobernador dijo que enviar productos crearía un problema de logística en momentos en que todas las agencias locales, estatales y federales están concentradas en hallar sobrevivientes y personas heridas que hayan quedado atrapadas bajo los escombros.

Para Jeb Bush el extenso daño causado por «Charley» es similar al ocasionado por el huracán Andrew, que se abatió sobre el sur de Florida en 1992 dejando 23 muertos en este estado y en Luisiana y daños por unos 25.000 millones de dólares, según cifras del CNH.

Sallade, al igual que el gobernador, dijo que «Charley» «es el Andrew de esta zona».

«Creemos que hay una significativa pérdida de vidas», agregó el funcionario.

Andrew está considerado como el huracán más destructivo del siglo XX en Estados Unidos.

«Charley», un huracán categoría cuatro, ocasionó al menos cuatro muertos en Cuba y uno en Jamaica antes de abatirse contra la costa oeste de Florida.

El huracán penetró esta mañana en las costas de Carolina del Sur con vientos máximos sostenidos de 175 kilómetros por hora y proseguí su ruta por la costa este de Estados Unidos. EFE