Centenares de feligreses tributan último adiós al padre Luis Quinn

Centenares de feligreses tributan último adiós al padre Luis Quinn

POR FIOR GIL
SAN JOSE DE OCOA.
Fueron sepultados ayer los restos del  padre Luis José Quinn, durante una ceremonia a la que asistió el presidente Leonel Fernández, dirigentes de los principales partidos y centenares de feligreses que tributaron su último adiós a quien  decía   “yo quiero que la vida sea buena, abundante y para siempre”.

   Las exequias celebradas en la explanada de la parte frontal de la Iglesia San José fue presidida por el obispo de   Baní, monseñor Freddy Bretón Martínez y concelebrada por el nuncio de su Santidad monseñor Timothy Broglio, por el obispo  de San Juan,  monseñor José Dolores Grullón Estrella,  reverendo Juan Lynch,  los sacerdotes  Pedro Rivas y Samuel Casilla   y monseñor Lorenzo Vargas.

     El presidente Leonel Fernández acompañado de la primera dama, Margarita Cedeño de Fernández y varios funcionarios, llegó a la  misa de cuerpo presente a las 10:35 de la mañana, y  permaneció cerca de dos horas hasta encabezar las exequias  que se llevaron a cabo en un espacio preparado debajo de una escalinata,  en el lado derecho de  la Iglesia.

    Cumpliéndose con sus  deseos los restos del  padre Quinn, descansarán en su iglesia San José en un ataúd de pino  natural y rústico.

Fernández calificó al padre Quinn como un ejemplo viviente de dignidad y decoro, tras considerar que fue un hombre esencialmente bueno que siempre estará presente en este pueblo.

Dijo que el sacerdote fue de condiciones excepcionales un icono y paradigma para el pueblo dominicano.

Monseñor Bretón Martínez, resaltó que en el pueblo  hubo abundante y sincera oración, pero que Dios consideró mejor llevarse al padre Quinn a su descanso.

Señaló que más de 42 años de duro trabajo en Ocoa, sin contar el tiempo que sirvió en otros lugares tenían que hacer mella en la complexión más robusta.

Manifestó que por parte del  pueblo se expresaron extraordinarias  y abundantes muestras de dolor y  cariño desde que se supo de la muerte de su querido sacerdote.

Al resaltar la obra del padre Quinn  dijo que, esta debe continuar y pidió al presidente,   realizar las obras necesarias para  Ocoa, principalmente la construcción de la carretera.