CASA no venderá los 12 aviones a Venezuela

CASA no venderá los 12 aviones a Venezuela

MADRID (AFP).- La filial española del grupo europeo de aeronáutica y defensa EADS-CASA decidió de forma “rotunda” que no venderá los 12 aviones a Venezuela como acordaron los gobiernos de Madrid y Caracas, pero que vetó Estados Unidos, afirmó ayer miércoles el diario económico La Gaceta.

“La evaluación empresarial es rotunda. No es rentable para EADS-CASA vender los 12 aviones a Venezuela tras el veto por parte de la administración (norteamericana de George W.) Bush”, indica La Gaceta.

Estados Unidos negó semanas atrás a España la licencia para la venta a Venezuela de 12 aviones militares con componentes norteamericanos al considerar que el gobierno del presidente venezolano, Hugo Chávez, “contribuye a la inestabilidad regional” y la venta podría “complicar la situación”.

Sin embargo, el mismo artículo aclara que “la decisión final puede verse modificada por presiones políticas”.

“La importante presencia que ha asumido el gobierno español con la asistencia del ministro (ndlr: de Defensa) José Bono a la firma de los contratos en Caracas, podría forzar una venta contraria a los intereses de la empresa”, dice La Gaceta de los Negocios.

Al ser interrogada por la AFP, la filial española de EADS se negó a comentar la información de La Gaceta.

El mismo día en que la embajada de Estados Unidos en Madrid difundía una nota en la que informaba sobre el veto de Washington a esta transacción, el 13 de enero, fuentes de EADS-CASA afirmaban a la AFP que la opción de utilizar una tecnología que no fuera norteamericana implicaba un sobrecoste de la operación y un retraso, que la harían “prácticamente inviable”.

Según fuentes de la industria de defensa española citadas por La Gaceta, si la operación se lleva adelante como dijo días atrás la número dos del gobierno español, “los importantes contratos de la US Army en los que la empresa española se juega importantes ingresos, difícilmente caerían en manos de EADS-CASA”.

“Hay suscritos unos contratos con otro país, en este caso Venezuela, que desde luego se tienen que cumplir”, afirmaba la vicepresidenta primera del gobierno, María Teresa Fernández De la Vega, horas después de conocerse el veto estadounidense.