Cartas
Protesta por tala de árboles

<STRONG>Cartas<BR></STRONG>Protesta por tala de árboles

Señor director:
En estos tiempos en que el calentamiento global está preocupando y ocupando el tiempo y la inteligencia de gobiernos y ecologistas por lo grave que se está tornando la situación climática mundial, y mientras en San Francisco de Macorís realizan una “V Jornada de aire limpio y vida sana”, aquí en la capital nuestro flamante síndico sigue su campaña de destrucción de la frondosidad y vegetación existente en algunas avenidas.

En la Winston Churchill ya ha realizado su labor depredatoria de caobas y árboles frondosos. Ahora sigue en la Lincoln. Esta mañana pude observar con asombro cómo derribaban esos árboles que además de protegernos del sol servían de pulmón natural en esa importante arteria, contrarrestando los efectos perniciosos del dióxido y el monóxido de carbono. Todo ello para cambiar los árboles asesinados por matas de cana que en modo alguno evitarán que el lugar luzca desolador, deprimente y caliente. Es decir, son más importantes los beneficios económicos que producen esas compras que la salud de los seres humanos. Yo me pregunto ¿y la Secretaría de Medioambiente qué dice o hace en este sentido? ¿Porqué en vez de comprar palmas y matas de cana no arregla las calles y el drenaje pluvial de Santo Domingo? También sigue este señor adelante con el crimen del helipuerto, desoyendo a los entendidos en la materia. Nuestro “alcalde”, como le gusta a él que lo llamen, se está ganando el título de Despredador Nacional”. Recordemos que somos una pequeña isla, y que cuando las grandes nieves se derritan a causa del calentamiento del planeta, las aguas nos arrebatarán gran parte de nuestro territorio.

Le saluda un ciudadano dominicano triste de dejar a sus hijos y nietos un país contaminado, con ríos secos y otros languideciendo.

Atentamente, o Rafael Augusto  Sánchez hijo