CARTAS AL DIRECTOR
Solución a crisis energía

CARTAS AL DIRECTOR <BR>Solución a crisis energía

Señor director:
Para acabar con la crisis y abaratar el costo de la energía y para reducir el efecto negativo en nuestra balanza de pagos debido al uso de gasoil como base de la generación del sistema eléctrico, la única solución es llamar a un concurso internacional para la instalación de 6 centrales de carbón de 400 MW con dos unidades de 200 Mw cada central a 4 centavos de dólar el Kwh., en el Puerto de Azua y 400 Mw. en el Puerto de Manzanillo, para que estén disponible en el año 2006 y satisfacer una demanda de 20,000 millones de Kwh. para ese año. ¿Porque Carbón? Porque la relación de precio de gasoil / carbón es de 6 a 1 y al ser mas barato reduciría considerable nuestra balanza de pagos y  bajaría el costo de energía de 18 centavos del dólar el Kwh. a la mitad, en beneficio del pueblo y de los sectores productivos de la nación.

Los últimos gobiernos que hemos tenido no cambiaron en esencia el modelo energético heredado. Con la privatización, los españoles trajeron y siguieron con las ineficientes plantas de gasoil. Los americanos de la AES lo hicieron mejor, invirtiendo en GLP. Nosotros advertimos inútilmente a los gobiernos que la ley de energía era una trampa, que no permitía el desarrollo del sistema eléctrico, pues no garantizaba al inversionista la compra de la energía producida y por consiguiente, si no existe una intención de compra, los Bancos y organismos financieros, no otorgan préstamos en esas condiciones, -todas las plantas eléctricas del mundo, debido a su alto costos, se construyen con financiamiento-.En cuanto a los generadores de energía actuales que consiguieron financiamiento apoyados en los contratos IPP que si tenían la compra de energía asegurada a muy buen precio, se le debería pagar el costo de capital mas sus beneficios, -con el ahorro que producirían las centrales de carbón a US$0.04 Kwh., alcanza y sobra- aun permanezcan apagados y solo entrarían al sistema en situaciones de emergencia. No es objeto del presente artículo abarcar todas las complejidades técnicas que reviste la problemática energética. Mi objetivo es simplemente llamar la atención para que no se pierda de vista lo esencial que es bajar el costo de generación y eso se logra cambiando a carbón o a fisión nuclear la cual no está a nuestro alcance o con GLP que es más costoso. Los ecologistas estaremos contentos pues las nuevas plantas de carbón con filtros especiales no dañan el medio ambiente. Los análisis de factibilidad económica-financiera a realizarse deberían arrojar luz entre las tinieblas.

Estamos a tiempo para evitar desatinos, tales como, seguir instalando plantas de emergencias de gasoil en barcazas, o comprando costosas plantas como las adquiridas en el 1997 en Francia por US$80 millones de dólares, para luego descontinuarlas por ineficientes. Lo primero es resolver la crisis de energía con carbón y luego se deberán hacer los esfuerzos para estimular el ahorro de energía, impulsar la diversificación de la oferta incorporando energías renovables (solar, eólica, biomasa). La meta no debe ser la búsqueda de beneficios en el menor de los plazos posible, como ha sido el comportamiento que ha regido en  todo nuestro sector energético. No todo esta perdido. La generación eléctrica se puede reorientar hacia carbón.

Atentamente,