CARTAS AL DIRECTOR
La educación

CARTAS AL DIRECTOR <BR>La educación

Señor director:
El jueves 4 de mayo, en el auditorio del Club Mauricio Báez, en Villa Juana, se celebró el Foro Presidencial por la Excelencia de la Educación Dominicana, para la provincia de Santo Domingo y el Distrito Nacional. El acto estuvo revestido de la solemnidad y el regocijo que una fiesta por la democracia y la civilización significa.

En medio de los representantes de la comunidad educativa, integrados por el Instituto Nacional de Formación Técnico-Profesional, la Secretaría de Estado de Educación, Ciencia y Tecnología y la Secretaría de Estado de Educación, el Presidente Leonel Fernández pronunció un breve discurso que nos hizo recordar las frases felices dichas por Winston Churchill, el testamento político de Bolívar o las de Lincoln en Gettysburg, frases que merecen ser grabadas en el bronce, cinceladas en el mármol o talladas en el granito, y la frase del doctor Fernández fue: “Sólo la educación salvará el país’. Y esa frase debe ser grabada en el frontispicio de nuestras escuelas, en las portadas de los libros de textos, en las pizarras, en los salones de clases, debajo de la fecha, y lo que es más: educados y educadores debieran adoptarla como una divisa para emprender la cruzada redentora de liberar al país de la piedra del sacrificio y darle la salvación.

Ya en la cumbre de mandatarios celebrada en Monte Rey, México, el Presidente Fernández se cubrió con la toga del docente, y parafraseando al profesor Bosch dijo en ese foro de mandatarios: “El desarrollo de la educación de nuestro país no nos lo hará ningún país de fuera de nuestras fronteras. Somos nosotros los que debemos de dar ese salto al desarrollo y al progreso. Ni Cuba, ni Francia, ni Estados Unidos o Alemania nos hará nuestro desarrollo; somos nosotros los que debemos asumir nuestros retos”.

En el foro del día 4 y en presencia de los rectores de las universidades existentes en el país, el Presidente Fernández evocó a don Pedro Henríquez Ureña cuando dijo: Sólo la cultura salvará a la nación”.

Cuando el doctor Fernández finalizó sus palabras y me le acerqué para felicitarlo, el Presidente me dijo: “Luis, debemos contagiar al país con la educación”, y pensé que sería bueno que no se invente una vacuna o antídoto que frenen ese contagio y que el país entero sea sometido a una cuarentena para la mejor incubación del virus educativo.

Después que el Presidente Fernández pronunció aquellas palabras, más adelante interactué con el doctor Jesús de la Rosa, miembro del Consejo Consultivo de Educación, el cual sintió que esas palabras del Presidente le penetraban hasta los huesos y me manifestó que las mismas le recordaron al profesor Juan Bosch, quien también pensaba que “sólo la educación puede salvar al país”.

Nuestro Presidente Leonel Fernández le está asignando a la Educación un rol de alta trascendencia nacional e internacional, suficiente como para colegir que hoy no se puede viabilizar el desarrollo económico y el progreso social sin el concurso protagónico de la educación.

Atentamente,