CARTAS AL DIRECTOR
¿Hasta cuándo?

CARTAS AL DIRECTOR <BR>¿Hasta cuándo?

Señor director:
¿Hasta cuándo será el dolor de cabeza de este sufrido y maltratado pueblo, la falta de los servicios básicos como: energía eléctrica, agua potable, y el gas licuado de petróleo?
La crisis en los principales servicios ha indignado a la gente, más aun por la actitud pasiva que han tomado las autoridades presentes.

Sin embargo, aquí se está viviendo los tiempos de los aborígenes, ya no es una casualidad encontrar en cualquier hogar, un fogón, un anafe o una lámpara jumiadora, son muchos los hogares donde están a dieta por la falta de gas, como el de mi hermana Apolina Veloz, la cual es viuda y tiene 5 niños y lleva una semana sin el carburante igual que otros hogares.

La seguridad ciudadana es un puro desorden a tal punto que la gente teme salir en horas de la noche por temor a ser atracado.

Los ocho millones de dominicanos esperan la pronta solución a estos males, porque de lo contrario si «siguen apretando la tuerca se puede correr la roca».

Muy atentamente,

Bartolo Veloz Mella

 

:::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

 

Maduros

 

Señor director:

Quisiera utilizar su importante columna como madre y dominicana para dirigirme a los trialogantes y a los políticos que no tienen vocación de servicio, sino de servirse, y a los demás que apuestan al fracaso de un gobierno del PLD y del Doctor Leonel Fernández, con el argumento de que no llenaría las expectativas del pueblo dominicano.

Los dominicanos sentimos que en nuestro país se respira un aire de tranquilidad, de paz, de orden, de regreso a la institucionalidad, al respeto, a la decencia, a la libertad de expresión y de prensa, a la moralidad y eso es parte de las expectativas que todos tenemos.

Hemos madurado y comprendemos que el doctor Leonel Fernández no hará magia para resolver los problemas económicos en que estamos inmersos, pero sabemos que este barco que estaba a la deriva ya tiene un capitán y una tripulación dispuesta a trabajar para llevarnos a puerto seguro.

Y por favor, no se contradigan, ¿no venían ahora los tiempos buenos? Pues, ya llegaron para todos los dominicanos…

Atentamente,

Sonia Perozo de Domínguez,
San Cristóbal