Cartas

Cartas

San Francisco de Macorís
Señor Director:

Pacificador era el nombre que llevaba el pueblo de San Francisco de Macorís hasta el 1926, año en que fue convertida en provincia y se le pone el nombre Duarte. Pacificador era el sobrenombre utilizado por lo seguidores cercanos de Ulises Heureaux (Lilís) para llamar a su líder.

Pocos pueblos de la República Dominicana tienen una historia de tantos contrastes como este pueblo, cabecera de la provincia cuyo nombre fue colocado para homenajear al fundador de La Trinitaria y padre de la Independencia Nacional.

La fundación de la ciudad fue autorizada por los Reyes de España en 1776, año de la independencia de los Estados Unidos. Sin embargo, los documentos donde se hace constar que las familias Tejada y De Jesús ceden los terrenos en el que se fijan los límites se firman dos años más tarde.

La ciudad francomacorisana se erigió en refugio para perseguidos políticos dada la hospitalidad de los habitantes que para la época de creación sumaban dos mil.

A la llegada del navegante genovés la zona que comprende el Nordeste estaba habitada por indígenas que se denominan Ciguayos o Macoriges. De ahí se desprende el nombre Macorís, que significa valiente. Esta tribus está entre las primeras en ser exterminada por los españoles a su entrada a suelo quisqueyano. Nombres como La Cigua, Cenoví y Las Guáranas se lo debemos a ellos.

Tras desaparecer la población indígena estas tierras quedaron huérfanas, dando espacio al crecimiento de ganado tras los cuales llegaron habitantes de otras demarcaciones que decidieron establecerse aquí hasta formar una especie de villa llamada Santa Ana del Rincón de San Francisco de Macorís.

Este pueblo ha estado presente en todas las formas de luchas libertarias, desde Boyer hasta Trujillo y Balaguer. Fue el primero en levantarse a favor de la independencia y donde se instaló Ramón Matías Mella para hacer campañas a favor de los trinitarios. Acompañado de Manuel María Castillo se desplazó por la ciudad y detuvo al comandante de las fuerzas haitianas.

Con una extensión territorial de 1,605 kilómetros cuadrados, y una población 275,000 habitantes, la provincia es cuna de figuras nacionales e internacionales vinculadas al arte, la literatura, la política y el deporte. Está entre los primeros lugares en la producción de cacao, café, arroz y ganado.

No por casualidad aquí se estableció la Compañía Dominicana de Alimentos Lácteos (Codal). Una gama amplia de bienes agrícolas y pecuarios proceden de esta zona. Se estiman en dos millones el número de tareas productivas.

La provincia Duarte no sólo tiene el privilegio de llevar el nombre del principal propulsor de la nación dominicana, sino ser una de las más productivas y constituirse en cuna de héroes y grandes luchas por la libertad y el desarrollo de la República Dominicana. Duarte se merece lo mejor y honor a quien honor merece.

Atentamente,   
Henry Castillo