Cartas

Cartas

Reconciliación
Señor director:

En los últimos meses los dominicanos hemos sido impactados de manera negativa por una creciente oleada de delincuencia, que ha producido cientos de muertos, heridos, y ríos de lágrimas, tristeza y luto.

Sin embargo no todo es desgracia y fatalidad, en virtud de que hay casos que también estremecen pero de alegría y paz al pueblo dominicano. En el municipio de Licey al Medio de la Provincia de Santiago de los 30 caballeros, el último viernes del pasado mes de julio dos familias que durante más de 10 años mantuvieron una rivalidad antagónica decidieron reconciliarse, luego de esfuerzos realizados por sectores sociales y comunitarios del país.

Que alegría y regocijo popular produjo en Santiago y todo el país la noticia de que las familias Gil, Reynoso y Paulino, dejaron de un lado las armas, el odio y el rencor y se unieran en abrazos y voces de paz, perdón y reconciliación.

En dos ocasiones en que estas familias se enfrentaron dejando trágicos resultados de muertos y heridos en el pasado reciente. La Fuerza Boschista del PLD, hizo un llamado a la unidad y al perdón para así evitar más derramamiento de sangre, e inclusive llegamos a interceder a través del ex jefe de la Policía Nacional, Mayor General, Manuel de Jesús Pérez Sánchez.

El pasado viernes 28 de julio, asistimos a dicha comunidad donde fuimos a felicitar a los sectores del pueblo que intercedieron, entre los que figuran el General Consuegra, jefe del Comando Norte de la Policía Nacional, con asiento en Santiago, el cura párroco Juan Aridio Luzón, profesores y otros sectores importantes de la comunidad.

Alguien al observar el fin de la guerra sin cuartel de las familias Gil, Reinoso y Paulino, proclamo. “Tenía que ser en la gestión de gobierno del presidente Leonel Fernández y de la gestión del jefe de la policía Mayor General, Bernardo Santana Paz”.

La Fuerza Boschista del Partido de la Liberación Dominicana, felicita a los moradores de Licey al Medio, porque ya no vivirán la intranquilidad de escuchar el tableteo de escopetas, pistolas, machetes y cuchillos, felicita a las autoridades judiciales y municipales, así como a los dirigentes del PLD.

Pero sobre todo nos gozamos en felicitar a las cabezas y los miembros de las familias Gil, Reinoso y Paulino, quienes al firmar el acuerdo de paz, perdón y conciliación juraron con lágrimas y alegría en sus rostros, no volver a enfrentarse jamás. Felicidades a los niños y jóvenes de estas familias y de la comunidad que en definitiva serán los más beneficiados, y los que más han sufrido, que viva el diálogo y la paz. ¡No a la Violencia y la Criminalidad!

¡Juan Bosch vive!

Atentamente,
Luis de León