Cartas

Cartas

De Patrimonio
Señor director:

En la edición correspondiente al pasado viernes día 3 de febrero del periódico bajo su competente dirección, apareció publicada una noticia en primera página, calzada con la firma de Germán Marte, que informaba sobre un incidente ocurrido en la Ciudad Colonial, a propósito de una serie de apagones que se han venido produciendo en un sector de la misma, y de los que nosotros, que residimos y laboramos en ella, no hubimos de percatarnos.

Sabíamos de los últimos cortes de energía que han venido azotando uno de los sectores del centro histórico, dentro del cual, inclusive, se encuentran las dependencias de la Dirección Nacional de Patrimonio Monumental, como también estamos conscientes de los que siguen azotando al país, desde tiempos inmemoriales. En tal sentido, desde hace algún tiempo que hemos venido sosteniendo conversaciones con EDE Este, compañía responsable de suministrar la energía eléctrica a los diferentes circuitos del casco colonial, tratando de convencerlos de que distribuyan los nunca bienvenidos apagones de manera que no se produzcan en horas de la noche. Ello así, en razón de que este sector, no solamente constituye el lugar céntrico de la ciudad capital, desde hace cinco siglos, donde se dan cita gentes de diversas procedencias, entre las que se encuentran generadoras de actos reñidos con las buenas costumbres, sino porque el mismo es el único de la capital dominicana frecuentado por los todavía escasos turistas que la visitan.

Ni que decir de los residentes y comerciantes que, a lo igual que los de otros sectores de la capital y del país, hemos tenido que soportarlos con resignada indignación.

Lo más lamentable de todo es que situaciones como la que comentamos no se diriman dentro de un ámbito institucional, sino a través de los medios de comunicación que, como el caso que nos ocupa, ha contribuido a incrementar preocupaciones e incertidumbres, lejos de disminuirlas, o solucionarlas.

Señor director, hemos querido hacerle llegar esta reflexión, en nuestra condición de ciudadano harto preocupado por el destino del centro histórico más antiguo de América y, por que no, de residente del mismo, y director de la agencia oficial responsable de su rescate y puesta en valor, por el hecho de que entendemos, más que nunca, que ha llegado la hora de que los dominicanos todos, sin importar condición social, afiliación política, o de la índole que sea, aunemos voluntades para que la solución de los problemas de nuestra Ciudad Colonial, Patrimonio Cultural de la Humanidad, y recurso de primer orden de nuestra oferta turística, sea llevada al más alto peldaño de las prioridades nacionales, entre las que se encuentra la correspondiente a su iluminación.

La DNPM esta en la mejor disposición de reunirse con todas las instituciones que inciden en el conflictivo tema, tanto públicas como privadas, para dilucidar todos y cada uno de los problemas que la afectan y, tal como se ha logrado en otros casos, se emprenda el definitivo camino de su solución.

En tal sentido, exhortamos a la dinámica empresa editora a la que pertenece HOY participar en las deliberaciones del encuentro al que hacemos referencia, en caso de que llegue materializarse, en su calidad de incuestionable forjadora de opinión, para que como lo ha estado haciendo en diversas facetas del acontecer nacional, aporte su inestimable colaboración en esta.

Atentamente,
Arq. Manuel E. Del Monte Urraca.   
Director