Carnaval carioca, un espectáculo memorable

Carnaval carioca, un espectáculo memorable

POR JACQUELINE VENTURA
RÍO DE JANEIRO.- Los fuegos artificiales explosionaron en el cielo carioca a las 9:00 de la noche en punto, anunciando a los miles de presentes en el Sambódromo que la gran fiesta iba a comenzar. Minutos más tarde, unas pequeñas entonan, con voces angelicales y melodiosas, la que es considerada la canción himno de Río: “Cidade maravilhosa…”.

De nuevo el cielo se viste de luces y siluetas multiformes, para dar la bienvenida a la primera escuela de samba en desfilar, ganadora del 5to. lugar: Su nombre Mangueira. La contagiosa música se mete hasta los tuétanos y un frenesí colectivo prima en el ambiente.

Aplausos, gritos, manos batiéndose en el aire, besos, morenazos cuerpos con un tipazo envidiable se contornean aquí y allá, como poseídos por una entidad invisible. Y no importa sexo ni edad. ¡Es el carnaval de Río, señores! Panderos y tambores, luces, policromía exuberante en cada espacio por donde pasa la escuela.

“Increíble”, “esto hay que verlo”  se escuchan algunas voces… Y de repente una llovizna cae impertinente. Mas, la fiesta sigue sin el más mínimo asomo de contrariedad. Parece, entonces, que hasta el mismo Altísimo bendice una de las fiestas más paganas del mundo.

Una escuela exhibe más de una carroza y los participantes oscilan entre las  3.200 y  5.000 personas. Cada integrante de la escuela de samba se costea su atuendo y los recursos del patrocinio sólo se usan para la ornamentación de las carrozas. Según datos, estos pueden ascender hasta el millón de dólares. Todo va a depender de la temática y los artilugios que se empleen en las mismas. Y por lo visto ‘in situ’, nunca es poco, ni simple.

Mangueira vistió de rosa y verde el carnaval con su temática sobre la energía; Salgueiro, la segunda en desfilar, puso de relieve su imaginación al abrir su desfile con la figura de Don Quijote, que simboliza la capacidad de vencer la realidad y conquistar sueños que se resumen en otros mundos, a veces hermosos y otras llenos de duras batallas.

Cinco cuentos del danés Hans Christian Andersen, nacido hace 200 años, dieron vida  al enredo o temática de la Imperatriz Leopoldinense, tercera escuela en desfilar. Soldaditos, bailarinas, ruiseñores, cisnes y tiovivos “vivientes” protagonizaron sus carros alegóricos con un título tan sugestivo como fantástico: “Una delirante confusión fabulada”.

CARNAVAL EN CIFRAS

Se estima que unos 770.000 turistas pasaron por la ciudad  durante esta celebración, generando ingresos por 557 millones de dólares. Un 12 por ciento superior al carnaval del año pasado.

El Ministerio de Salud de la ciudad lanzó una campaña que mantuvo durante toda la celebración: ¡Vístase, use siempre el condón!, con la finalidad de evitar la propagación del sida en lo que muchos denominan la fiesta del desenfreno. Las estadísticas fijan que se repartieron once millones de preservativos.

Treinta mil policías desplegados por todo Río se encargaron de la seguridad ciudadana durante las celebraciones.

Y aquí termina la expectación de un carnaval lleno de magia y colorido. Lamentablemente el cuerpo no resiste más. Son las dos de la madrugada cuando el bus nos regresa al hotel. A la búsqueda del descanso, dejamos atrás los ritmos frenéticos y la diversión desenfrenada, donde carnavalescos, músicos, cantantes, diseñadores y obreros se funden en un bloque monolítico con un fin común: que el carnaval de Río siga manteniendo su primacía como el más llamativo y divertido del mundo.

CAMAROTE DE AMBEV

La antigua planta de producción cervecera de Ambev, en Río de Janeiro, estaba ubicada en la Marqués de Sapucaí, calle que en 1984 fue seleccionada para construir la Pasarela Professor Darcy Ribeiro, mejor conocida como Sambódromo, por donde desfilan, cada año desde 1984, las escuelas de samba de Río dando forma y vida al carnaval carioca. Es esta ubicación privilegiada la que lleva a los ejecutivos de Ambev a recrear un espacio multifuncional al que denominan camarote, reservado para los famosos y VIPs nacionales e internacionales.

Este espacio se convirtió la noche del sábado 12 en una ebullición de personas ataviadas con camisetas de fondo rojo y letras blancas, donde  resaltaba el nombre del producto buque insignia de Ambev: la cerveza Brahma. Esta pieza de vestir junto a un ‘gafete’  con foto del portador son las señas inequívocas para hacer uso de todas las áreas del exclusivo lugar.

 Actores y actrices; modelos de fama internacional; ricos empresarios; deportistas de las más diversas disciplinas; personalidades de la televisión brasileña e invitados internacionales fueron el blanco de atenciones de los organizadores del camarote al son de uno de los ritmos más cadenciosos del mundo: la samba.

¿Imagina que en un lugar como éste tenga usted servicio de salón de belleza o spa para los pies?, pues sí. Y mucho más. La oferta de los organizadores va más allá de presenciar el desfile de las cinco escuelas de samba ganadoras. Todo está montado para que los 2.000  invitados puedan aguantar las nueve horas y media que dura el espectáculo carnavalesco y, según el criterio que prima, todo es poco. Por eso disponen servicio de bares  por todo el recinto donde se pueden degustar todos los productos que produce la compañía cervecera brasileña: Brahma, Skoll, Bohemia, Guaraná, Ice Tea con sabor a melocotón…

Y después de tanto ver, beber y mover el cuerpo al compás de los instrumentos de percusión, la opción está clara: asistir al restaurante del camarote, con capacidad para más de 800 personas, a saborear la rica comida típica carioca.

Al filo de la 1:00 de la madrugada, todavía queda mucho por ver y hacer. El Camarote de Ambev también tiene su propio grupo de samba y mujeres de cuerpos esculturales, y llamativamente bronceados, que deleitan con sus movimientos, a veces sensuales y otras que rayan en lo lascivo, a los que deciden dar la espalda al sambódromo.

¿Pero se puede echar una pavita si el cuerpo pide descanso? Entonces hay que dirigir los pasos hacia el séptimo piso, donde hay dos salones con todo el confort y el lujo que ameritan los VIP de los VIP. Sillones de piel en color blanco, mesas de líneas modernas coronadas con topes de cristal con cortes depurados, son el soporte ideal para el relax y las atenciones de tres azafatas y dos cocineros. Las primeras están para orientar y los segundos para preparar los caprichos culinarios que se le antojen a los invitados. Una TV de última generación mantiene a los presentes en contacto permanente con el desfile de la escuela de turno. Afuera el bullicio; acá la confortable y lujosa tranquilidad.

Y si llega la hora de la partida de la sala de descanso, antes hay que pasar por el baño, donde unas cestitas poseen algo más que artículos para el aseo personal. Además de jabones se obsequian productos tan diversos como pastillas para acidez, dolor de cabeza, la resaca, cepillos de dientes, enjuagues bucales, líquido que prepara el hígado para absorber el alcohol y algún que otro preservativo. Y es que aquí, como en todo gran evento, no se deja nada a la improvisación ni a la suerte. Todo está fríamente calculado.

MAJESTUOSO DESFILE EN EL SAMBÓDROMO

Las escuelas de samba pasan el año preparándose y ensayando para el desfile, con el objetivo de llevarse el título de ganadora  del carnaval. Los requisitos que se toman en cuenta para la preparación son: Batería, Samba-Enredo, Armonía, Evolución, Enredo, Alegorías y Complementos, Disfraces, Comisión de Frente, Mestre-Sala y Portaestandarte.

– Batería: es el conjunto de músicos e instrumentos musicales usados que dan ritmo a la Escuela de Samba. Se usan, predominantemente, instrumentos de percusión, los instrumentos de viento están prohibidos.

– Samba-Enredo: debe tener letra y música en perfecta adaptación y estar relacionadas con la idea básica del tema del desfile (Enredo). La letra no se juzga como obra literaria. Puede ser descriptiva o interpretativa.

– Armonía: uno de los principales aspectos del desfile, en el que se toma en cuenta la coordinación y sincronía entre ritmo, canto y coreografía.

– Evolución: se refiere a la armonía entre la danza y el ritmo del samba-enredo. Se toman en cuenta varios factores al juzgar este aspecto, como son la relación entre el tema elegido y los elementos del desfile: secuencias de alas, alegorías, disfraces, etc.

– Alegorías y complementos: trata de las características plásticas de la presentación, como son: originalidad, movimientos, colores y efectos.

– Disfraces: se valoran la originalidad, colores, creatividad, efecto individual y de conjunto y adecuación a los personajes representados. A las mujeres se les permite desfilar con los pechos afuera. Más exhibir los genitales está totalmente prohibido.

– Comisión de Frente: tiene la función de saludar al público y presentar a la escuela. Es el primer grupo de personas de la escuela. Desfila a pie y antecede las carrozas.

– Mestre Sala y Portaestandarte: el portaestandarte presenta al público la bandera de la escuela . Postura, elegancia, gracia y suavidad son aspectos considerados en su calificación. El Mestre Sala desfila bailando alrededor del Portaestandarte y se valora su flexibilidad, variedad de los pasos en la coreografía, educación y protección al portaestandarte.

La escuela que suma el mayor número de puntos en cada requsito es la ganadora. Si hay un empate, se tienen en cuenta los resultados obtenidos por la escuela en carnavales anteriores.

LOS INVITADOS

La Compañía Cervecera Ambev Dominicana invitó a un grupo de comunicadores y propietarios de establecimientos expendedores de cervezas a presenciar el desfile de las escuelas de samba ganadoras del Carnaval de Río de Janeiro 2005, en esta ciudad carioca, del sudeste de Brasil.

La comitiva estuvo encabezada por Manuel García Arévalo, presidente de Ambev Dominicana, el director general, Jorge Rocha; Martín  Buompadre, gerente de mercadeo; Matías Kaplan, de la empresa cervecera; Miguel Franjul Pérez, de Franjul Analistas & Asesores y Joselyn Álvarez, de Shampoo, empresas que manejan las relaciones públicas y cuentas publicitarias de Ambev Dominicana, respectivamente.

Los comunicadores y empresarios permanecieron en Río de Janeiro del 11 al 13 de febrero, en una jornada que incluyó paseo por la ciudad, visita a la planta industrial de Ambev, una de las más grandes del mundo, y asistencia, como invitados especiales, al Camarote de Ambev, lugar donde cada año se dan cita personalidades del mundo del espectáculo, la actuación y el modelaje para presenciar, en primera fila, el carnaval más famoso del mundo, el de Río.

Los comunicadores asistentes fueron Freddy  Beras Goico, Nuria Piera, Ramón Núñez Ramírez, Rafael Corporán de los Santos, Adriano Miguel Tejada, Miguel Franjul, Rafael Molina Morillo,  Sergio Carlo, Silvia Callado y Panky; Hayme Thomas y Jacqueline Ventura.

Mientras que los empresarios asistentes fueron Gustavo Troncoso Dumé, Danny Santos, Luís Radhamés Peña Dumé, Pablo Mustonen, Enrique Méndez, Rafael Franjul, Omar Elías y Fabio Cabrera.