Carlos Gómez
Batea, corre, tiene gran brazo y despierta
el interés de varios equipos de GL

<STRONG>Carlos Gómez<BR></STRONG>Batea, corre, tiene gran brazo y despierta <BR>el interés de varios equipos de GL

POR FRANKLIN MIRABAL
Viene en camino un jugador con todas las condiciones para convertise en una superestrella. Hace recordar los inicios de Alex Rodríguez, Albert Pujols, o cualquier otra estrella de hoy.

¿Crees que es una exageración?.

En la pasada serie entre Metros y Yanquis, los periodistas “gringos” comenzaron a preguntar por ese joven jardinero.

Gran defensa, le corre muy bien a los batazos y tiene un tremendo brazo para poner outs a los corredores.

Con el bate, sabe repartir líneas por todas partes y puede generar poder.

En Ligas Menores ya probó calidad y tiene la estampa de no fallar.

¡Se trata de Carlos Gómez, el joven jardinero de los Metros!.

¿No están convencidos?.

Ayer, en la jornada dominical, Gómez pegó tres hits por segunda vez este año.

Elevó su promedio a .277 y en el mes de junio batea .300. Con gente en posición anotadora y dos outs batea .571.

Con las bases llenas batea .333, tiene un juego alegre y es un pelotero con hambre.

¿Quieren más?.

En las menores compartió el premio de Más Valioso a nivel de la de los Mets.

Quedó segundo en bases robadas, quinto en triples, tuvo una racha de 18 partidos bateando de hits y con las bases llenas tuvo un average de .421.

En 34 partidos disparó más de un imparable, en otros seis encuentros conectó tres imparables. Los escuchas comentan que tiene todo para triunfar en las Grandes Ligas.

Subió por Moisés

Ante la lesión de Moisés Alou, los Metros lo llamaron para jugar en el jardín izquierdo y el muchacho está deleitando a todo el mundo en el terreno y en el camerino.

Sus orígenes

Nació el cuatro de diciembre de 1985 en Santiago de los Caballeros. Tiene 6-4 de estatura, pesa 195 libras y está en su primer año en Grandes Ligas.

 Tiene todas las herramientas necesarias  para triunfar.

Pero es la velocidad y su brazo lo que deleita al dirigente Willie Randoph, quien está muy contento con su juego.

En la pasada serie contra los Metros, junto a José Reyes, dio cátedras de lo que es robar bases. En el primer juego pusieron de “relajo” al gran catcher Jorge Posada, aunque al día siguiente el boricua puso la casa en orden.

 En una jugada defensiva, Gómez se robó un jonrón contra la pared provocando los más encendidos elgios de todo el mundo.

 ¡Fantástico!