Canó gana relevancia en NY

Canó gana relevancia en NY

POR BRIDGET WENTWORTH
Del NJ Star-Ledger

Luis Sojo ha escuchado la pregunta de jugadores jóvenes en el pasado. Usualmente la hacen para este tiempo del año, cuando la fecha límite de cambios comienza a acercarse: ¿Voy a ser cambiado?

El más reciente en hacerla fue el intermedista de los Yanquis Robinson Canó. Mientras los Yanquis zozobraban el mes pasado y el dueño George Steinbrenner le pedía al gerente general Brian Cashman y al dirigente Joe Torre que hicieran algo, el nombre de Canó comenzó a sonar en los rumores de cambios.

El joven de 22 años se acercó a Sojo, el coach de tercera base del equipo, para sentirse seguro.

“Le dije lo que siempre digo, que no hay nada que pueda hacer”, dijo Sojo. “Lo único que se puede hacer es jugar duro. Es lo único que se puede controlar. Pero fue la única que vez que me pregunto. Eso fue todo”.

Cashman se sorprendió de que Canó sintiera la necesidad de preguntar. No porque Cashman ha dicho que no quiere cambiar a Cano, lo que reiteró, sino porque Canó no parece verse afectado por ninguna faceta del ambiente de béisbol.

“Me sorprendería si algo le molesta a Robinson Canó, realmente”, dijo Cashman.

Una transición suave de las menores a los Yanquis deja esa impresión, y ese ha sido el caso de Canó.

Desde que fue subido de AAA a principios de mayo, Canó se ha establecido como el intermedista regular de los Yanquis y ha sido un contribuidor consistente.

Desde el 4 de junio, ha bateado .333 en 28 partidos con 22 anotadas, 16 empujadas, ocho dobles, dos triples y cuatro jonrones.

Hasta ayer, Canó tenía una racha de nueve partidos bateando de hit, había conectado en 20 de 21 partidos y registraba promedio de .289.

“Cuando uno ve a este muchacho en el plato, es sorprendente lo que puede hacer. Es tan maduro, tan inteligente”, dijo Sojo. “Puede hacerlo todo. Sabíamos que podía batear cuando llegó aquí. Nuestra preocupación era su defensa”.

Esa ha sido una fuente de ansiedad para Canó. Cashman pensaría que no, pero el dominicano a veces se molesta por los errores que han identificado su juego últimamente.

Tiene tres errores en los últimos ocho partidos y cuatro en sus más recientes 13.

“Me molesta hacer un error cuando el juego está pegado”, dijo Canó. “Quiero jugar como se debe. Este es mi primer año y tengo que hacer el trabajo bien este año y todos los años. Ahora mismo, siento que necesito trabajar en todo”.

VERSIÓN DIONISIO SOLDEVILA BREA