Cáncer de páncreas

Cáncer de páncreas

Doctor Pedro Ovalle Abreu
Internista/ gastroenterólogo / endoscopia terapéutica área de gastroenterología – Unidad de Vías Biliares y Páncreas del HGPS

El páncreas es una glándula que mide aproximadamente seis pulgadas de largo y tiene forma de pera delgada. El extremo más ancho del páncreas se llama cabeza, la sección media se llama cuerpo y el extremo delgado se llama cola. El páncreas está ubicado entre el estómago y la columna vertebral y cumple dos funciones principales en el cuerpo:
1. Produce jugo que ayuda en la digestión de los alimentos.
2. Elabora hormonas como la insulina y el glucagón, que ayudan a controlar las concentraciones de azúcar en la sangre.
El cáncer de páncreas es la cuarta causa de muerte por cáncer en los países del Occidente, y la tasa de incidencia ha aumentado ligeramente durante los últimos diez años. Es poco frecuente que afecte a personas por debajo de 45 años de edad, mientras que por encima de los 50 años de edad la frecuencia incrementa con la edad.
Cerca del 75 % del cáncer de páncreas se desarrolla en la cabeza o en el cuello del páncreas, el 15 – 20 % ocurre en el cuerpo del páncreas y 5- 10 % ocurre en la cola.
Es importante realizar un diagnóstico temprano, ya que primero invade los ganglios linfáticos regionales, y luego hígado y pulmones. Por eso es llamado “el asesino silente”.
En general, menos del 5 % de los pacientes están todavía vivos cinco años después del diagnóstico. El tiempo de sobrevida media para todos los pacientes con cáncer avanzado es de aproximadamente 4-6 meses.
Signos y síntomas más frecuentes. El cáncer de páncreas no causa síntomas de inmediato, y cuando los síntomas inician suelen ser inespecíficos, vagos o imperceptibles. Por ello, si tiene cualquiera de lo síntomas mencionados a continuación, es importante que un médico le examine para determinar la causa e iniciar el tratamiento de ser necesario.
1. Ictericia: Se manifiesta por la coloración amarillenta de la piel y los ojos. Este puede ser el primer síntoma en la mayoría de las personas con cáncer de páncreas.
2. Coluria: Es la coloración oscura de la orina.
3. Acolia: Materia fecal de color pálido.
4. Prurito: Es la irritación o picor producido por la acumulación de bilirrubina en la piel.
5. Dolor abdominal: Generalmente se siente en la parte superior y media del abdomen. En ocasiones se irradia a la espalda, lo que es conocido como ‘’dolor en cinturón’’.
6. Pérdida de peso y falta de apetito.
7. Diabetes: Especialmente si no antecedentes de diabetes en la familia.
Un factor de riesgo es cualquier predisponente que afecta las probabilidades de contraer una enfermedad.
Los investigadores han detectado varios factores de riesgo que aumentan las probabilidades de que una persona padezca cáncer de páncreas, y muchos de ellos se pueden controlar.

Factores de riesgo modificables y no modificables
Tabaquismo: es uno de los factores de riesgo más importantes para el cáncer de páncreas, ya que los fumadores tienen el doble de riesgo que las personas que nunca han fumado.
Fumar cigarros y pipa también aumenta el riesgo, así como el uso de productos de tabaco de consumo oral (sin humo).
Obesidad y dieta: Las personas que tienen sobrepeso (obesidad) tienen una probabilidad de aproximadamente un 20 % mayor de padecer cáncer de páncreas. Las personas que consumen carnes rojas y comidas procesadas tienen un mayor riesgo que aquellas que tienen una dieta rica en frutas y vegetales.
Exposición a químicos: La exposición intensa en el trabajo a ciertos pesticidas, tintes y sustancias químicas usadas en la refinería del metal podría aumentar el riesgo de padecer cáncer de páncreas.
Factores de riesgo que no se pueden modificar
Edad: El riesgo de padecer cáncer de páncreas aumenta conforme la persona envejece.
La mayoría de pacientes son mayores de 45 años de edad.
Sexo: Los hombres son aproximadamente 30 % más propensos a padecer cáncer de páncreas que las mujeres.
Raza: Las personas de raza negra son más propensas a desarrollar cáncer de páncreas.
Antecedentes familiares: Parece presentarse con mayor frecuencia en algunas familias.
Diabetes: El cáncer de páncreas es más común en las personas que padecen diabetes. El riesgo principalmente se encuentra en las personas con diabetes tipo 2.

Prevención. Mantener un peso estable y realizar actividad física podría ayudar a reducir el riesgo de cáncer de páncreas.
La Sociedad Contra El Cáncer recomienda seleccionar los alimentos y bebidas en cantidades que ayuden a lograr y a mantener un peso saludable. Adopte una dieta saludable con énfasis en alimentos de origen vegetal incluyendo al menos una cantidad de frutas y verduras equivalente a 2 ½ tazas todos los días. Opten por panes, pastas y cereales de granos enteros (productos integrales) y pescado, aves o frijoles en lugar de carnes rojas y procesadas.

¿Se puede detectar el cáncer de páncreas en su primera etapa?

El cáncer de páncreas es difícil de detectar en etapas tempranas. Como está ubicado en una región profunda del cuerpo, los tumores no se pueden ver ni palpar en su etapa inicial durante los exámenes físicos de rutina. Los pacientes por lo general no tienen síntomas hasta que el cáncer ya se ha propagado hacia otros órganos.
Se requiere de pruebas o exámenes de detección para buscar enfermedad en el páncreas y relacionadas con el cáncer de páncreas:
1. Pruebas de sangre: Marcadores tumorales CA 19-9 y antígeno carcinoembrionario (CEA), son los que están más estrechamente asociados con el cáncer de páncreas, sin embargo, los niveles de estas proteínas no siempre se elevan cuando se presenta el cáncer.
2. Estudios de imágenes: tomografía y resonancia magnética, son estudios que permiten evaluar lesiones mayores de 2 cm en el páncreas y además nos dan la información de que tan avanzado se encuentra.
3. Estudios endoscópicos: a. Ultrasonido endoscópico: es uno de los avances más recientes en el campo de la gastroenterología y permite una evaluación del páncreas más exacta que las técnicas convencionales, ya que con este estudio se puede ver tumores pequeños menores de 2cm, y al mismo tiempo tomar una muestra directamente del tumor.

b. Colangiopancreatografía retrograda endoscópica (CPRE): nos permite hacer el diagnóstico al poder tomar biopsia y al mismo tiempo mejorar los síntomas que presenta el paciente al poder colocar prótesis biliares que drenan la bilis.