Buteflika, un hombre aferrado al poder

Buteflika, un hombre aferrado al poder

ARGEL. Artífice de la reconciliación después de la guerra civil, el presidente argelino Abdelaziz Buteflika aspira con 77 años a un cuarto mandato a pesar de sus problemas de salud, dando una imagen de político aferrado al poder. Después de 15 años a la cabeza del país, Buteflika es el presidente argelino que más tiempo permaneció en el puesto.

Eso sin contar los 16 años que pasó como ministro, casi todos al frente de la diplomacia. Entre los dos periodos vivió años alejado del poder. Y eso que en 1994 el ejército, que siempre ha desempeñado un papel esencial en la elección del jefe del Estado, lo tentó en plena guerra civil para que tomara las riendas de un gobierno de transición.

Entones no hubo acuerdo, pero cinco años más tarde la negociación fue fructífera y lo condujo a la presidencia. Hace un año Buteflika sufrió un accidente vascular cerebral por el que fue hospitalizado durante casi tres meses en París. Desde su regreso a mediados de julio, casi no sale de casa. Y lleva dos años sin pronunciar un discurso en público, pese a ser conocido por sus grandes dotes de orador. El pasado 3 de marzo anunció su candidatura con voz muy baja, apenas audible. Su director de campaña, Abdelmalek Sellal, aseguró sin embargo esta semana que Buteflika «va mejorando».