Bush no ofrece rescate a la industria automotriz

Bush no ofrece rescate a la industria automotriz

NUEVA YORK (AP).- El presidente George W. Bush dio a entender en una entrevista que hay escasas probabilidades de que ofrecerá ayuda a las empresas automotrices estadounidenses que podrían acudir al gobierno federal en busca de un rescate financiero.

“Creo que es muy importante que el mercado funcione’’ y siga su curso mediante la ley de la oferta y la demanda, indicó el mandatario en una entrevista que apareció ayer jueves en el diario financiero The Wall Street Journal.

Indicó que las empresas deben fabricar “un producto que es relevante’’ e indicó que su gobierno analizó las nuevas tecnologías de combustible con esas dos empresas automotrices.

“A medida que estos fabricantes de automóviles compiten por su posición en el mercado y el uso de la tecnología para lograr que los consumidores compren sus productos, ayudarán a Estados Unidos a ser menos dependiente de las fuentes extranjeras de crudo’’, dijo Bush.

Preguntado si habló con el presidente de Ford Motor Co. y la General Motors Corp., el mandatario respondió que “no sobre sus libros de contabilidad. Y ninguna empresa automotriz me ha pedido una operación de rescate’’ financiero.

Juntas, ambas empresas piensan eliminar unos 60.000 empleos en los próximos años y preocupa en Wall Street la posibilidad de que una o ambas puedan acabar en la bancarrota.

Ello, a su vez, planteó la posibilidad de que una o ambas soliciten ayuda gubernamental como lo hizo Chrysler en 1979 cuando obtuvo 1.500 millones de dólares en garantías crediticias.

“Me he sentido muy renuente’’ ante esa posibilidad, dijo Bush. “Estoy al tanto de las situaciones pasadas, cuando el determinado momento uno de mis predecesores encaró un dilema similar. Espero que no me pidan que tome esa decisión’’.

Bush sugirió que su simpatía está más cercana a los trabajadores que a las corporaciones, e indicó que su gobierno se centrará en la recapacitación laboral de los obreros despedidos. “Va a ser un periodo muy duro para los obreros y sus familias’’, dijo Bush, y agregó que las empresas tienen la obligación de ayudar a los obreros cesados.

Pidió además a GM, Ford y otras empresas que satisfagan por completo sus compromisos en el campo de las pensiones. “No es así como funciona el mercado y no es esa, según creo, la responsabilidad corporativa … Estoy plenamente decidido a que este gobierno exija responsabilidades a quien las tenga’’.