Brasil disfruta actualmente de una enorme ola de inversión  extranjera

Brasil disfruta actualmente de una enorme ola de inversión  extranjera

R. Lapper y J. Rumsey.São Paulo.
Financial Times

Apenas pasa un día en São Paulo, la ciudad más grande de Brasil, sin noticias de más inversión extranjera. Una de las recientes es Anglo American, el gigante de la minería, dijo que pagaría US$5.5 millardos por comprar el control de dos minas de hierro de la compañía brasileña MMX.

Poco antes se escuchó que Symetrix, una empresa de chips estadounidense, estaba invirtiendo mil millones de dólares en la elaboración de tarjetas inteligentes.

Los flujos de la inversión directa extranjera están aumentando. Por gran parte de la década, los atractivos de Brasil se habían visto palidecidos al lado de otros gigantescos mercados emergentes: China, India y Rusia, hasta ahora las llamadas BRICs de más rápido crecimiento, pero en los últimos meses le ha comenzado a ir mejor a Brasil

Las cifras publicadas la semana pasada por la Conferencia de Comercio y Desarrollo de las Naciones Unidas mostró que Brasil ganó el doble de FDI que India en 2007 y su inversión creció a un ritmo más rápido que la de Rusia o China.

Los flujos totales de $37.4 millardos sobrepasaron el doble de la cantidad que Brasil atrajo en 2006 y también, al menos en términos nominales, fueron más altos que los que de principios de esta década cuando había una campaña de privatización en plena actividad.

La inversión china disminuyó a $67.3 millardos comparado con $69.5 millardos en 2006, mientras Rusia logró $48.9 millardos, 70 por ciento más que en 2006.

“Fue una sorpresa,” dice Antonio Côrrea de Lacerda, un economista de Sobeet, un compañía consultora brasileña sobre trasnacionales, que proyectó que Brasil atraería unos $25 mil millones. 

¿Por qué le está yendo tan bien a Brasil? En parte se debe a que  es rico en recursos naturales – petróleo, soja, y minas de hierro – para los cuales la demanda mundial ha ido creciendo. En los primeros 11 meses de 2007, Brasil atrajo US$3 mil millones en su sector minero, casi seis veces lo que hizo en 2006.

El éxito reciente de la inversión es mucho más amplio. Las cifras del banco central para los primeros 11 meses muestran que más de la tercera parte de afluencias  se ha dirigido a la manufactura.

La  competitiva industria siderúrgica de Brasil es un foco. Lakshmi Mittal, presidente y director general de Arcelor Mittal, la compañía más grande de acero de mundo, es entusiasta. El año pasado supervisó una gran expansión en su complejo de su compañía Tuburão y en diciembre hizo una oferta de $1.75 millardos para comprar el 43 por ciento de las acciones que Arcelor Mittal no poseía en Acesita, un fabricante de acero inoxidable.

Etanol.  Piensa invertir otros $5 mil millones en los próximos 5 años para aumentar la capacidad anual por más de 40 por ciento. Miles de millones de dólares han sido bombeados en el sector de etanol, donde la experiencia y dominio técnico de Brasil son una ventaja importante. Como  explica Andrew Liveris, presidente de Dow Chemical: “Cuando se trata de combustibles biológicos y productos relacionados, Brasil es el líder. Mientras Estados Unidos lo  piensa,  Brasil ya lo  hace”.

Los sectores orientados al mercado local, como la construcción, están creciendo. Aunque el crecimiento, que alcanzó el 5 por ciento en 2007, es pobre comparado con China o India, los inversionistas están seguros de la demanda doméstica, con una base amplia, especialmente entre los grupos de menos ingresos, y las tasas crecientes de formación de capital permitirá a Brasil sobrevivir una recesión  en la economía de Estados Unidos.

Vale confirma negocia con Xstrata

 Vale, la compañía minera más grande de Brasil admitió el pasado lunes que estaba en conversaciones para asumir su rival anglo-suiza, Xtrata, explicando que discute con bancos el financiamiento de dicho trato y otras “opciones de crecimiento”.

Pero el productor de hierro mineral más grande del mundo dijo que sus conversaciones con Xtrata no habían sido conclusivas y advirtió que “las actuales condiciones del mercado global pueden limitar la realización de un movimiento estratégico grande”.

Los informes de prensa de Brasil sugieren que Vale pagaría entre 70 y 90 mil millones por Xtrata, que sería la mayor adquisición extranjera de una compañía brasileña. Xtrata tiene una capitalización de mercado de US$60 mil millones, y se espera que Vale ofrezca unos $35 mil millones en efectivo, el resto vendría en forma de acciones “preferenciales”, pero como dijo un analista de São Paulo, “Se está haciendo cada vez más difícil justificar esta adquisición a los inversionistas”. Además, el analista plantea que “el riesgo de una recesión en los Estados Unidos y la lentitud en el crecimiento global trae mucha incertidumbre.”

Los analistas dicen que Vale justificaría el trato con la diversificación: el 60 por ciento de los ingresos de la compañía provienen de hierro mineral, mientras la mitad de las de Xtrata provienen del cobre.

VERSIÓN AL ESPAÑOL DE IVÁN PÉREZ CARRIÓN