Bombas y tiroteo matan a 11 en Irak

Bombas y tiroteo matan a 11 en Irak

BAGDAD. AP. Un ataque a disparos desde un vehículo en movimiento frente a una mezquita y una serie de bombas mataron a 11 personas y lesionaron a decenas más ayer, en nuevos recordatorios de que la violencia persiste en el país a pesar de una disminución en el número de ataques a nivel nacional.

Al menos 30 personas resultaron heridas en ataques separados y sin relación aparente, afirmaron la Policía y funcionarios hospitalarios. Cinco de los muertos eran miembros de los cuerpos de seguridad.  En uno de los peores ataques, hombres armados dispararon contra creyentes cuando salían de sus oraciones matutinas en Jurf al-Sakhr, justo al sur de la capital, matando a tres e hiriendo a uno, dijo el comandante Muthana Jalid, vocero de la policía provincial de Babil.  La balacera ocurrió a las 4.00 horas, en la primera semana del Ramadán, un mes sagrado de ayuno en horas del día para los musulmanes.  Horas más tarde, atentados con bombas en Bagdad en el momento de mayor tránsito golpearon a quienes se dirigían a su trabajo, matando a cuatro y lesionando al menos a 16.  El ataque más mortífero ocurrió cuando una bomba al ras del camino estalló a las 7.15 horas junto a un minibús que llegaba al centro desde el barrió chií de ciudad Sadr. La Policía informó que tres personas fallecieron, incluido un agente. Nueve personas resultaron heridas. Un trabajador de un hospital confirmó las muertes.  Momentos antes, tres bombas colocadas a unos metros de distancia entre sí en un distrito comercial del centro de la ciudad, detonaron simultáneamente.

La Policía y directivos de un hospital dijeron que un transeúnte murió y siete sufrieron lesiones. Otra bomba dirigida a una patrulla de tránsito de la policía en el este de Bagdad explotó, matando a una persona y lesionando a nueve, afirmó un funcionario policial. Dos agentes sufrieron lesiones.  Los policías de tránsito, que con frecuencia no llevan armas, se han convertido en el nuevo objetivo de los atacantes. Más de una decena han muerto en tiroteos y bombas en Irak recientemente.  Un intento de asesinato contra un jefe de policía de la provincia de Ninevá, en el norte, mientras visitaba la capital iraquí, provocó la muerte de uno de sus guardaespaldas e hirió a otro, cuando una bomba colocada en su vehículo explotó en el vecindario Dora. 

Entretanto, hombres armados en un automóvil en movimiento atacaron a un punto de control del ejército iraquí en la provincia Mosul, la capital de Ninevá, dejando a un soldado muerto y a otro herido, según la policía local.  Además, una bomba colocada enThe Associated Press Hamid Ahmed y Lara Jakes contribuyeron con este despacho.