Bombas  racimo parecen juguetes

Bombas  racimo parecen juguetes

LIMA, (AFP) – Las municiones de racimo, consideradas bombas mortíferas y una amenaza a gran escala, suelen tener apariencia de juguetes que matan indiscriminadamente a niños, denunciaron delegados de Camboya y Líbano al inaugurarse en Lima un foro intergubernamental de 70 países que buscan su proscripción.

 En el caso del Líbano, tras la invasión de Israel que las utilizó en 2006, estos explosivos quedaron regados en campos, jardines, calles, cerca de escuelas y con un potencial monstruoso, declaró Gebran Michel Soufan, representante permanente de Líbano ante las Naciones Unidas en Ginebra.

 «Para los niños estas bombas pueden parecer juguetes y en algunos casos parecen botellas de perfume», explicó el diplomático en la sesión de apertura de la Conferencia de Lima sobre Municiones de Racimo.

 Mencionó el caso de un niño que resultó con el pulmón perforado tras activar uno de estos artefactos cerca a su colegio en el sur del Líbano, un caso entre otros -señaló- que pone en evidencia que los menores «están estigmatizados y mutilados, que sufren y necesitan cuidado y pronta atención».

 «Se calcula que hay 1,2 millones de municiones de racimo sin explotar en el sur del Líbano, una región que está devastada», puntualizó.  Un panorama parecido presentó el asesor del primer ministro de Camboya, quien dijo que su país vive un drama permanente por numerosas bombas de racimo que no explotaron cuando EU las lanzó en los años 70.