Bolaños dispuesto adelantar comicios

Bolaños dispuesto adelantar comicios

Managua (EFE).- El presidente de Nicaragua, Enrique Bolaños, afirmó hoy que estaría dispuesto a adelantar las elecciones previstas para noviembre de 2006 si ello fuera «necesario» para solucionar la crisis del país.

«Si esa situación llegase a ser necesaria y beneficiosa para el país, yo estoy dispuesto a que los electos en las elecciones nacionales del 2001 dejemos nuestros cargos con anticipación y que se adelanten las elecciones nacionales», dijo Bolaños en un mensaje a la nación emitido desde Casa Presidencial.

La Organización de Estados Americanos (OEA) «fue firme y tajante en desechar cualquier intento de acortar el periodo presidencial mediante un adelanto de las elecciones presidenciales porque esto no se justifica», agregó no obstante el gobernante en referencia a la reciente visita al país de una misión de ese organismo.

Sin embargo, el presidente consideró esa posibilidad, la cual fue propuesta el pasado sábado por el opositor Frente Sandinista de Liberación Nacional (FLSN, izquierda) como posible solución a la crisis entre el Poder Ejecutivo y Legislativo tras la aprobación de reformas constitucionales que recortan los poderes al presidente.

«Nicaragua necesita una tregua. Por nuestra parte estamos dispuestos a hacer todo lo que sea necesario para contribuir a esa tregua por nuestra vocación de diálogo y servicio», añadió.

Según el gobernante, en los nuevos comicios se elegiría «una nueva fórmula presidencial y una Asamblea Nacional Constituyente que redacte la nueva Constitución».

El objetivo es que de la nueva Constitución «nazcan las nuevas instituciones del Estado: una nueva Corte Suprema de Justicia, un nuevo Consejo Supremo Electoral, una nueva Contraloría General de la República», dijo Bolaños.

«Estas elecciones, así como cualquier otra, debe ser sin exclusiones de ninguna clase y con democracia interna partidaria», agregó el presidente en alusión a la negativa del FSLN y el Partido Liberal Constitucionalista (PLC) a realizar elecciones primarias para elegir a sus candidatos.

«Si es necesario ceder, lo vamos a hacer como ya lo hemos hecho en el pasado», dijo el presidente, y añadió: «Esta semana veremos si todos dan muestras de corresponder para darle sosiego al país».

El mandatario evitó calificar los resultados de la misión de la OEA encabezada por el secretario general, José Miguel Insulza, que concluyó ayer, domingo, y que fracasó en su intento de sentar a dialogar al Gobierno con la oposición liberal y sandinista.

Bolaños recordó que, a través de Insulza, el Ejecutivo propuso a la oposición realizar «a más tardar en noviembre de este año» un referéndum para someter a consulta popular las reformas constitucionales, así como una asamblea nacional constituyente.

El gobernante lamentó que la oposición no haya aceptado aún esas propuestas, pues «no deberían sentir miedo a la voluntad popular expresada en una votación».

En abril pasado, Bolaños se retiró de un diálogo nacional iniciado en enero a causa de las reformas constitucionales, las cuales, según un fallo posterior de la Corte Centroamericana de Justicia, son «jurídicamente inaplicables».

La situación se agravó la semana pasada cuando la Contraloría (Fiscalía de cuentas) pidió al Parlamento, por segunda vez en menos de un año, la destitución de Bolaños por desacato a la Constitución.

Bolaños no dejó que los auditores revisaran las cuentas de las entidades de servicios públicos (agua, energía y telecomunicaciones), que el Gobierno se niega a entregar a las nuevas autoridades nombradas por el Parlamento.