Bien Común dice JCE y partidos limitan participación mujer

Bien Común dice JCE y partidos limitan participación  mujer

Bien Común llama avigilia ciudadana y voto crítico EL MOVIMIENTO ASEGURA QUE SOLO LA GENTE MOVILIZADA PUEDEGARANTIZAR ELECCIONES LIBRES Ante una Junta Central Electoral carente de credibilidad, y empeñada en permitir las accionesilegales del Gobierno y el Partido de la Liberación en la campaña, elmovimiento Bien Común considera que la ciudadanía consciente y movilizada es laúnica garantía para que en el país se celebren elecciones mínimamentedemocráticas en marzo y mayo de este año. Hoy/Fuente Externa 2/3/20

En el Día Internacional de la Mujer, el movimiento Bien Común llamó a votar por personas con la voluntad de defender y avanzar en la garantía de derechos para este segmento poblacional.
El movimiento responsabilizó a las cúpulas políticas dominantes de obstaculizar la participación efectiva de las mujeres en República Dominicana. Denunció que la Ley Orgánica de Régimen Electoral y la Resolución 28-2019 constituyen un retroceso histórico para la garantía de los derechos políticos de las mujeres.

Explicó que a través de esta resolución, la Junta Central Electoral (JCE) realizó una distribución de escaños que limita la participación de las mujeres candidatas en apenas un 36.4% del total a nivel municipal. “La fórmula empleada para la distribución de escaños se repetirá además en las elecciones congresuales de mayo próximo: (2/6 (33.33 %) hombres/mujeres y 4/6 (66.66 %) hombres/mujeres), violentando lo originalmente previsto en la ley 33-18, de Partidos, Agrupaciones y Movimientos Políticos”, explicó.

Para Bien Común estas fórmulas arbitrarias establecidas por la JCE son una traba para la participación efectiva de las mujeres, lo cual implicará que menos mujeres puedan ser candidatas.

“Cada 8 de marzo pasamos balance, analizamos y trillamos el camino emprendido por mujeres que han apostado, desde la participación política, a un cambio social que nos acerque a la construcción de sociedades más justas. Sin embargo, el ámbito político-electoral dominicano es uno de los espacios de socialización donde se expresa de forma más acentuada el control y la dominación masculina, reproduciendo las desigualdades de poder a la que siguen enfrentándose las mujeres, indicó.