Benítez causa emoción dentro del clubhouse de SF

Benítez causa emoción dentro del clubhouse de SF

SCOTTSDALE, Arizona (AP). – El dominicano Armando Benítez fue la adquisición más importante de los Gigantes de San Francisco por muchas razones.

El nuevo taponero de los Gigantes mide 6 pies con 4 (1,93 metros) y pesa 229 libras (101 kilos), pero parecía ser más grande cuando se presentó a entrenar con su nuevo equipo el jueves.

Los Gigantes esperan que Benítez, con sus hombros anchos y un poderoso brazo derecho, les brinde la estabilidad que necesitan en la novena entrada y que tanto echaron de menos la temporada pasada.

«Me siento como en casa»», dijo Benítez, quien llegó de la República Dominicana un par de días antes del comienzo de los entrenamientos de pretemporada.

«Es un lugar diferente, pero conozco a muchos de los chicos y espero seguir así, hasta el momento todo está bien y me siento bien»», agregó.

Benítez ciertamente se ajustó bien con su equipo en su primer día.

El dominicano, con una camiseta negra sin mangas de los Gigantes y con una banda alrededor de la cabeza, practicó lanzar y recibir la pelota con sus compañeros Tyler Walker y Jerome Williams.

Más tarde, Benítez trotó alrededor del estadio de Scottsdale con sus audífonos puestos.

El ex taponero Matt Herges, quien descansaba solo en los escalones de la caseta, se detuvo para saludarlo y luego Benítez se saludó con otro miembro del equipo unos minutos más tarde.

Benítez, de 32 años, quien dijo que en realidad pesa 240 libras (109 kilos), firmó el 30 de noviembre un contrato por tres temporadas y 21,5 millones de dólares, lo que le dio al equipo el cerrador exitoso que necesita, pues es el cuarto mejor taponero en porcentajes de rescates en temporada regular.

«Asusta. Es un grandote»», señaló el piloto del equipo, Felipe Alou.