Bangladesh: la última superviviente del Rana Plaza está «muy bien»

Bangladesh: la última superviviente del Rana Plaza está «muy bien»

SAVAR, Bangladesh. AFP. Reshma, la milagrosa superviviente del edificio derrumbado cerca de Dacca que sobrevivió 17 días bajo los escombros, está «muy bien» y recupera fuerzas poco a poco, afirmaron hoy los médicos de Bangladesh que la cuidan.

«Nunca perdió esperanza», aseguró a la AFP el doctor Fakrul Islam, quien habló el sábado por la mañana con la joven de 18 años. «Está muy bien, todos sus órganos vitales están bien», explicó y añadió que pasó «muy bien la noche» en el hospital militar en el que fue ingresada.

La joven costurera sufre, sin embargo, los efectos de la falta de comida, después de haber sobrevivido gracias a «cuatro galletas» y un poco de agua. Pero ha empezado a alimentarse de nuevo y ha comido fruta. Su familia pudo visitarla en el hospital, entre ellos su madre, su hermano y su hermana.

Reshma Islam fue rescatada después de pasar 17 días entre los escombros de un subsuelo de un edificio que albergaba talleres de textiles. Más de mil personas, en particular obreras, han muerto en la catástrofe.

La operación de rescate de Reshma se siguió en directo por televisión y una multitud compacta se concentró en el lugar, entre rezos.

En su pueblo del norte del país, su familia desbordaba de alegría: «Es un milagro. Habíamos perdido toda esperanza de encontrarla con vida», señaló a la AFP su hermano Zahidul, quien visitó todos los hospitales y las morgues de la ciudad.

Según el jefe de los bomberos, fue localizada en un agujero entre una viga y una columna.

«Quizá tenía alguna reserva de agua o quizá bebió el agua que inyectamos al edificio», declaró Ahmed Ali.

Uno de los socorristas indicó que la mujer gritó pidiendo ayuda cuando los equipos de rescate inspeccionaban las ruinas del Rana Plaza.

En Savar, en la periferia de Daca, el ejército se dispone ahora a poner fin a sus operaciones de rescate tras el descubrimiento de decenas de nuevos cuerpos entre los escombros, por lo que el último balance se eleva a 1.084 muertos. Muchos cadáveres no eran ya más que esqueletos.

Más de 3.000 obreros, a veces con sueldos inferiores a 30 euros por mes, confeccionaban ropa, entre otras marcas para la británica Primark (Associated British Foods) y la española Mango, cuando el edificio se derrumbó.

Algunos cuerpos pudieron ser identificados gracias al teléfono móvil encontrado en algún bolsillo o un bolso de trabajo llevado colgado al cuello. Según los supervivientes, el monto evocado en concepto de daños y perjuicios no cubriría ni siquiera los gastos médicos.

Una investigación preliminar concluyó que la causa del derrumbe del edificio, ya de por sí debilitado, sería unas vibraciones provocadas entre otros por unos grandes generadores puestos en marcha durante un corte de electricidad.

La Policía ha detenido a doce personas, incluido el propietario del edificio y cuatro propietarios de los talleres, por haber obligado a los obreros a volver al trabajo a pesar de las grietas observadas la víspera en las paredes.

Bangladesh es el segundo productor de ropa del mundo gracias a los bajos salarios y a la abundante mano de obra.

Este sector clave de la economía, que genera 29.000 millones de dólares por año, representó el año pasado el 80% de las exportaciones del país. Pero desde hace años, las ONG´s denuncian las deplorables condiciones de trabajo y las normas de seguridad en esta industria.