Ayudará millones de niños refugiados

Ayudará millones de niños refugiados

NUEVA YORK (AFP).- El Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur) lanzó ayerm, martes, Día Internacional de los Refugiados, una vasta campaña por subvenciones para otorgar a los nueve millones de niños desplazados en el mundo la posibilidad de aprender y de jugar.

Dos tercios de los fondos recogidos de particulares y grandes empresas en el marco de esta campaña, bautizada ninemillion.org, servirán para financiar proyectos educativos en los campamentos de refugiados.

El otro tercio se transferirá a la asociación humanitaria canadiense “Right to Play” (Derecho a jugar), que apoya el desarrollo de los niños refugiados, en especial el de las niñas, a través del juego y el deporte.

“Los niños en los campamentos de refugiados no tienen solamente necesidad de sobrevivir. También necesitan educación, deporte, juego, todo lo que los ayude a crecer”, dijo Joey Cheek, campeón olímpico de patinaje de velocidad, quien hizo donaciones a Right to Play.

El fabricante estadounidense de equipamiento deportivo Nike, uno de los principales benefactores de este programa, donó 40.000 pelotas verdes y amarillas, concebidas especialmente para resistir las duras condiciones de los campamentos de refugiados.

En ocasión de este día internacional, el Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados, Antonio Guterres, viajó el martes a Liberia. El lunes en Abiyán, había recordado el compromiso de ACNUR a favor del regreso de más de 250.000 refugiados liberianos, “elemento esencial para la reconstrucción” del país.

En la República Democrática del Congo, el ministro de Interior, Théophile Mbemba Fundu, celebró el retorno, desde el 2005, de 66.000 congoleses, refugiados en Tanzania, Africa Central y Sudán.

“La paz que se instala por todas partes en Africa animará a los refugiados a regresar a sus países, tanto a la República Democrática del Congo como a los países vecinos”, declaró Mbemba.

En Mauritania, el Foro de Organizaciones Nacionales de Derechos del Hombre (FONADH) exigió al gobierno una “solución rápida” del problema de los refugiados mauritanos en Senegal y Malí.

El FONADH invitó al gobierno mauritano de transición a dar “solución en forma rápida al problema humano” de miles de personas de etnias africanas negras, deportadas tras la ola de violencia étnica de 1991.

En Europa, expresándose en nombre de los que no pueden retornar a sus hogares, ACNUR, Médicos sin Fronteras y Amnistía Internacional unieron sus voces para pedir a Italia una “ley orgánica” que proteja a quienes soliciten asilo y a los refugiados en el país.