Avances del Seguro Nacional de Salud en la Región IV

Avances del Seguro Nacional de Salud en la Región IV

La Dirección Regional IV del Seguro Nacional de Salud (SENASA) cierra el año 2003 colmada de grandes éxitos, entre los cuales se destacan la superación de la cifra crítica establecida por el Consejo Nacional de la Seguridad Social para el pasado año de sesenta mil personas de las provincias Bahoruco y Barahona aprobadas con la documentación legal exigida por la Tesorería de la Seguridad Social para ser beneficiarios de la afiliación al régimen subsidiado del Seguro Familiar de Salud.

Más de ciento cincuenta mil personas registradas en nuestra base de datos disponen en las provincias de Barahona, Bahoruco, Pedernales e Independencia de todos los requisitos para ser afiliados al régimen subsidiado, si definitivamente se favorece a los dependientes menores de dieciséis años. Los cruces realizados con el padrón de la Junta Central Electoral arrojan resultados impresionantes en cuanto a la calidad de las labores de empadronamiento realizadas por los equipos de salud de las provincias fronterizas de Independencia y Pedernales.

La efectiva carnetización de cerca de cuarenta mil afiliados, a los cuales estamos entregando su tarjeta de beneficiarios desde el 30 de octubre, ha motivado un entusiasmo extraordinario en la población y ha sido la razón fundamental para superar el pesimismo y la falta de credibilidad en el Sistema Dominicano de Seguridad Social (SDSS). Cada día la oficina regional del SENASA recibe cientos de personas reclamando sus carnets de afiliados, y solicitando la adscripción de su núcleo familiar completo en caso de comprobar que aún no han sido validados por la Tesorería de la Seguridad Social. Igualmente recibimos de diferentes comunidades copias de actas de nacimiento y fotografías de dependientes de afiliados menores de dieciséis años en respuesta a las orientaciones que hemos trazado para gestionar la afiliación y carnetización de los dependientes.

Para el último cuatrimestre del año el Consejo Nacional de la Seguridad Social creó la Comisión Permanente para la Región IV con el objetivo de que cada institución del SDSS propusiera un plan de acción a ejecutarse en el período Septiembre 15 a Diciembre 15 del 2003. Las propuestas de la Dirección Regional IV del SANASA se enmarcaron en un programa de aumento mensual de la cantidad de afiliados, la entrega de carnets a las personas que ya disponían de su numero de Seguridad Social, la inclusión de los dependientes de afiliados menores de edad y la integración de las provincias de Pedernales e Independencia al Seguro Familiar de Salud.

En el mes de mayo fue firmado el contrato para la prestación de servicios de salud a los afiliados del SENASA por el Señor Secretario de Estado de Salud Pública y Asistencia Social, la Proveedora Regional de Servicios de Salud del Sur Profundo y la Dirección Ejecutiva del SENASA. En este contrato se establecen las condiciones y los indicadores de calidad mínimos exigibles para que los afiliados reciban servicios de salud con calidad, oportunidad y satisfacción.

A mediados de año diseñamos un plan de afiliación masiva para las provincias de Bahoruco y Barahona, para el cual recibimos todo el respaldo financiero, técnico y logístico de la Dirección Ejecutiva del SENASA y su Gerencia Nacional de Afiliación. Con esta jornada determinamos que un veintidós por ciento de la población carecía de documentación legal para ser afiliados al SDSS.

Frente a esta situación, colaboramos con técnicos del Consejo Nacional de la Seguridad Social, de la Dirección de Información y Defensa de los Afiliados, de Organizaciones no Gubernamentales y lideres comunitarios para buscar alternativas que permitieran superar esta dura realidad que imposibilita a esas personas para recibir los beneficios de la Ley de Seguridad Social. Afortunadamente organismos crediticios internacionales y el gobierno central han dispuesto de cuarenta millones de pesos para facilitar la obtención de actas de nacimientos tardías, cuyos trámites son incosteables para la población pobre e indigente.

Establecimos acuerdos entre la OPS/OMS, la Dirección Ejecutiva del SENASA, la Proveedora Regional de Servicios de Salud y la Dirección Regional del SENASA para el fortalecimiento y desarrollo armónico del Seguro Familiar de Salud en la Región IV, programando un seguimiento mensual.

Apoyamos militante la conformación de los Comités de Selección, Verificación y Certificación de Afiliados del Régimen Subsidiado, participamos en múltiples actividades con fines de orientar a la población en todo lo relativo al ingreso, desarrollo y uso adecuado de los beneficios de la Ley 87-01. Mantuvimos estrechos contactos e intercambios con lideres comunitarios y con representantes regionales de todas las instituciones del SDSS para discutir las mejores alternativas para el desarrollo del nuevo sistema de salud.

Cumplimos con el compromiso de hacer los inventarios de ARS privadas, de los establecimientos públicos y privados según nivel de complejidad de la cartera de servicios, y de las farmacias privadas que operan en la Región IV de Salud. Igualmente presentamos el perfil epidemiológico regional, un análisis situacional, cumplimos con la resolución 59-01 que declaraba afiliados provisionales a todas las personas que habían solicitado servicios de salud en el Hospital Regional Jaime Mota y sus correspondientes Unidades de Atención Primaria durante los meses de noviembre 2002 a febrero 1º del 2003. En base a esta resolución se hicieron los primeros aportes económicos al SENASA y a la Proveedora Regional de Servicios de Salud.

Cerca de catorce millones de pesos ha dispuesto el SENASA para el pago a la Proveedora Regional por la demanda de servicios de salud de sus afiliados, más de dos millones de pesos fueron invertidos para equipamiento de veintiocho Unidades de Atención Primaria de las provincias Bahoruco y Barahona, siete sedes de UNAPs fueron costeadas por un año de arrendamiento, al igual que el local de la oficina regional del SENASA y sus gastos operativos para el funcionamiento adecuado.

Finalmente, queremos destacar la estrecha vigilancia que damos a la prestación de servicios de salud a nuestros afiliados, la comunicación permanente con lideres comunitarios de todos los municipios y con los afiliados para evitar el cobro de cuota de recuperación a los afiliados del SENASA en los establecimientos de salud y garantizar que reciban atenciones en las condiciones establecidas por el Sistema Dominicano de Seguridad Social a través del Seguro Familiar de Salud y su Plan Básico.