AT&T/BellSouth TV  e Internet pudieran sentir efectos de fusión en las telecomunicaciones

AT&T/BellSouth TV  e Internet pudieran sentir efectos de fusión en las telecomunicaciones

POR ALINE VAN DUYN Y PAUL TAYLOR
EN NUEVA YORK
La creación de la mayor compañía de telecomunicaciones del mundo -lo que será la combinación de AT&T y BellSouth- tendrá efectos más allá del mercado de los servicios de telefonía.

El impacto más inmediato sería una aceleración de acuerdos de empresas de telecomunicaciones rivales, en particular en Estados Unidos, el jugador número dos, Verizon Communications. Pero la adquisición por US$67 millardos, también pudiera afectar los mercados de televisión e Internet.

Las acciones de los sectores de cable y satélite se están negociando a niveles de valuación históricamente bajos, ante las preocupaciones de los inversionistas por la creación de compañías de comunicaciones de servicio completo que ofrecen telefonía, televisión e Internet, lo cual pudiera conducir a guerras de precios.

Los desarrollos tecnológicos, en particular el uso creciente de voz y datos a través del Internet, están dejando a las compañías de cable, como Comcast y Time Warner ofreciendo servicios de telefonía e Internet, además de televisión. La fuerza motriz detrás de estas iniciativas es atrapar a los clientes en un paquete de servicios, del cual es menos probable que abandone, lo cual reduce las tasas de suscripción.

Como respuesta, los grupos de telecomunicaciones están construyendo redes para suplir servicios de televisión además de la telefonía e Internet de alta velocidad, y suscripciones de servicios inalámbricos. Los transmisores vía satélite, como Direct TV y Echostar en EEUU están tratando de encontrar una vía para extender sus servicios más allá de la televisión multi-canal, y están en discusiones para suministrar banda ancha móvil a sus suscriptores.

La nueva AT&T pudiera alimentar la inquietud ante guerras de precios, dicen los analistas, especialmente debido a que AT&T fue el transportador de EEUU con los planes más ambiciosos de televisión a expandir mediante su proyecto Operation Lightspeed, y había estado dispuesto a ofrecer precios bajos a os clientes que optaran por utilizar sus servicios para conexiones de Internet.

 “El negocio ejercerá alguna presión […] por los temores de que incremente la competencia, lo más importante, que AT&T exporte su agresivo sistema de precios y estrategias [de televisión] al área que abarca BellSouth”, dijo Douglas Shapiro, analista de Bank of America.

El negocio pudiera resultar particularmente preocupante para DirecTV, en la cual News Corp tiene una participación de control. Los que comparten el mercado con DirecTV fundieron ofertas con BellSouth, y AT&T tiene un acuerdo similar con Echostar.  “Pudiera producirse una presión hacia abajo a las metas de crecimiento de suscripciones de DirecTV en el caso probable de que BellSouth/DirecTV emigrara al negocio más abarcador AT&T/Echostar”, dijo Aryeh Bourkoff, analista de UBS.

Verizon y su rival Qwest pudieran resultar afectados por el acuerdo, en la medida que se incremente la competencia directa, en particular para los clientes de negocios, de acuerdo con Jason Armstrong, un analista de Goldman Sachs. Él pronosticó que el acuerdo beneficiaría a los transportadores del segundo escalón y regionales, como AllTel, puesto que incrementa el potencial de desprendimientos rurales adicionales.

AT&T y Verizon han dejado claro anteriormente que les gustaría desprenderse de algunas líneas locales, mientras que BellSouth ha manifestado mucho menos interés. Cuando es probable que los directivos de AT&T dominen la compañía fusionada, es también probable que sus estrategias se extiendan al área que cubre BellSouth.

Fuera de la industria de las telecomunicaciones, el acuerdo pudiera resultar positivo para las compañías que suministran infraestructura y programas informáticos que potenciarán las redes de televisión de la próxima generación planeadas por AT&T, en especial, Alcatel, el vendedor de equipos de Francia, y Microsoft, que le está suministrando a AT&T el “software” para su expansión en la televisión.

Los rivales de AT&T probablemente puedan contar con un espacio de un año antes de que vengan los cambios, mientras AT&T se ocupa de asuntos relacionados con la fusión y las regulaciones. “Los primeros uno a dos años requerirán una integración significativa y potencialmente hará menos ágil a AT&T que sus competidores de cable y satélite”, comentó Doug Mitchelson, analista de Deutsche Bank. “[Este] será un periodo decisivo para que los operadores de cable [y satélite] completen su planes de servicio avanzado y aseguren a sus clientes”.

VERSION: IVAN PEREZ CARRION