Asuntos del corazón

Asuntos del corazón

¿Qué son los sentimientos? los sentimientos son un grupo de emociones que todos los seres humanos poseemos y que, según las circunstancias individuales y relativas al entorno, van moldeando nuestro carácter y personalidad.

Los sentimientos aparecen debido a nuestra forma de pensar, y nuestras reacciones a ellos se deben a nuestras experiencias. Cuando terminamos una relación, sin importar el tiempo de la misma, nos cuesta desprendernos de lo que teníamos, el amor no es algo que como va viene, es más complejo; el tiempo para sanar depende de cada persona, no todos tenemos la capacidad de enamorarnos en un día, ni de olvidar en un segundo;  dependerá simplemente de la forma de ser de cada uno, de la manera de actuar frente a determinadas situaciones.

Los asuntos del corazón causan dolor, y nos referimos al dolor que padecemos cuando, por ejemplo, rompemos una relación sentimental con alguien (dolor psíquico, o dolor emocional); pero el que te duela es muestra de que sientes y sigues vivo. Somos seres humanos sentimentalistas; cuando una relación se termina van pasando por nuestra mente muchos pensamientos de tristeza, impotencia, sensación de abandono, inseguridad, dolor psicológico, y muchas veces, más que el corazón, es el orgullo, el coraje de que los planes que tenias con esa persona se deshicieron tan fácil. La decepción es otra manera que utilizamos para expresar inconformidad ante una determinada situación que no esperábamos. Si deseamos algo de alguna persona, o si ésta, no lo realiza como queremos, solemos decirle que nos ha decepcionado. Así tratamos de que la otra persona se sienta culpable, para que pueda ser más fácilmente manipulable y acceda más fácilmente a nuestros deseos. Los desengaños amorosos son una fuente de grandes problemas si no se tratan a tiempo, por lo que si usted está en esa situación lo primero que debe de hacer es reconocer que cualquier ruptura sentimental es un fallo de dos personas.

A veces… mediante el diálogo y la reflexión, o con asistencia psicológica, se puede solucionar el problema; en otras muchas situaciones no es posible, pues los cambios o experiencias que han sufrido y el dolor emocional que sienten por ello, hacen imposible la reconciliación. En estos casos, lo mejor es asumir que esa relación ya no nos puede ofrecer nada positivo y decidirnos a emprender otra relación.