Asia le preocupa a EU más que retórica Chávez

Asia le preocupa a EU más que retórica Chávez

POR LEONORA RAMÍREZ S.
Las pretensiones del presidente venezolano Hugo Chávez, de  crear en Latinoamérica un  eje anti-imperialista, no es preocupante para Estados Unidos porque esa nación tiene sus energías concentradas en Asia y en la región árabe, consideró la socióloga dominicana Rosario Espinal, quien dirige el Centro de Estudios Latinoamericanos de la Universidad de Temple, en Filadelfia.

Uno de los elementos constitutivos del liderazgo de Chávez ha sido hacer de Estados Unidos un enemigo y lo ha usado adecuadamente en la definición de su liderazgo, no solamente en Venezuela, sino también de América Latina, refirió la experta al destacar que sólo en la medida que esas posiciones afecten las inversiones norteamericanas o europeas, podrían generarse otras consecuencias.

 “El discurso de Chávez pega y él tenía conciencia de que en la medida en que avanzara con su proyecto, podía intentar un conflicto con Estados Unidos, pero hasta ahora no han habido confrontaciones porque su posición es más discursiva que otra cosa”, explicó.

Entiende que aunque a Estados Unidos le disgusta ese tipo de líderes, actualmente está muy ocupado con otra región del mundo que es Asia, que es la frontera imperial del siglo 21.

 “También, los países árabes con su diversidad y  sus conflictos con Israel”, añadió Espinal en el almuerzo del Grupo de Comunicaciones Corripio.

Resaltó que China tiene vital importancia en ese escenario porque es un país emergente dentro de la constelación de naciones capitalistas, con una economía cuyo crecimiento es tremendo, una población muy grande y opciones de inversión inmensas.Desde esa perspectiva, consideró que el citado país asiático es primordial, tanto como un espacio de decisión como de conversión de una república socialista hacia la órbita del capitalismo mundial.

“El mundo árabe y China, y el tercer elemento, que es Pakistán y la India por sus planes de aumentar su capacidad nuclear, son los grandes desafíos de Estados Unidos en el siglo 21, por lo que la inversión de recursos, de energía, de intelecto, de destrezas y desplazamiento militar está concentrada en esas regiones,  por lo que Latinoamérica no es su prioridad”, explicó.

Espinal manifestó que la política de los norteamericanos hacia esta región se enfoca  en los acuerdos de libre comercio y que en la medida en que no haya un gran conflicto con esa lógica, la posición de ellos será dejar hacer, es decir, que estos líderes existan y no perturbarse mucho por su existencia.

Para los fines del progreso de los países latinoamericanos, planteó,  lo importante sería que por encima de los liderazgos políticos esté el desarrollo social y económico de los mismos.

“Es ver cómo en este momento histórico nuestros  países pueden mirar hacia adentro, sin perder de vista su relación con el exterior y dejar la retórica porque América Latina ha estado repleta de retóricas y carente de acciones concretas que mejoren  las condiciones de los pueblos”.

Dijo que, definitivamente, las soluciones no van a venir de fuera, sino que tienen que generarse dentro, “sobre todo en este momento donde hay una relativa autonomía porque Estados Unidos está ocupado de otras regiones”.