Asciende a 46 cifra muertos en violencia
capital Haití

Asciende a 46 cifra muertos en violencia <BR>capital Haití

 PUERTO PRINCIPE (AP).- La violencia en la capital haitiana ha causado al menos 46 muertes, y los registros de los hospitales muestran que 17 personas murieron a balazos esta semana. Muchas tiendas y mercados seguían cerrados mientras los restos de vehículos y barricadas humeaban en las calles.

   Puerto Príncipe ha sido sacudido por tiroteos y decapitaciones desde una manifestación efectuada el 30 de septiembre con motivo del golpe de 1991 que derrocó por primera vez al presidente Jean-Bertrand Aristide. En febrero, el mandatario abandonó el país tras una revuelta de tres semanas encabezada por pandillas callejeras y ex soldados.

   Casi dos semanas después, las tensiones siguen latentes, ya que por una parte los partidarios de Aristide piden su vuelta y el fin de la «invasión»» de las fuerzas de paz extranjeras. Los infantes de marina estadounidenses llegaron al país el día que el mandatario lo abandonó y lo entregaron a los cascos azules de la ONU enviados en junio para estabilizar la situación.

   Los insurgentes quieren que el gobierno interino restaure oficialmente el ejército desbandado por Aristide, han acusado a las fuerzas de paz de hacer poco para detener la violencia y sostienen que están dispuestos a lograrlo.

   El lunes, cuando el público se congregó en el funeral de cinco policías asesinados, se escucharon disparos en toda la capital y los comercios cerraron nuevamente sus puertas.

   Los registros de un hospital de Puerto Príncipe vistos por The Associated Press mostraron que 17 personas heridas de bala murieron el lunes, ocho de ellas en el barrio pobre de Cité Soleil, que está lleno de partidarios de Aristide y pandillas callejeras, y tres Martissant, un barrio occidental que ha sido escenario de disturbios recientes. Eso elevó a 46 la cifra de muertos desde el 30 de septiembre.

   Al parecer un hombre recibió un balazo en la cabeza y falleció cerca del palacio presidencial.

   «Había tiros por todas partes»», dijo Lovely Pierre Louis, de 19 años. «Vi a un hombre que caminaba por la calle con un muchacho, y los tiros comenzaron nuevamente. Cayó al suelo con la cabeza ensangrentada, y el muchacho se puso a correr»».

   Messile Sylviani, una peluquera de 30 años, dijo que su comercio cerró el lunes por la mañana una hora después de haber abierto, por lo que regresó a su casa, a una cuadra de donde fue abatido el hombre.

   «Estoy completamente asustada»», indicó. «Estamos agotados porque sabemos que el tiroteo podría comenzar nuevamente en cualquier momento»».

   En un restaurante vacío, el camarero Antoine Joseph dijo que «sigo pensando que si trabajo, lograré algún dinero para mi mujer e hijos. Pero todo el mundo tiene miedo de salir»».