Arrestan a infractores de tránsito

Arrestan a infractores de tránsito

Motoristas son apresados en operativos que realiza la Autoridad Metropolitana de Transporte (AMET) en los elevados de la ciudad, por los cuales está prohibido el tránsito de ese tipo de vehículos, pero los jueces de tribunales de tránsito alegan que a sus salones no llegan los choferes sancionados.
AMET arreció las incautaciones de motores sorprendidos cruzando por los elevados, principalmente los de la avenida John F. Kennedy.
Los fiscalizadores dijeron que los motoristas que son acusados de violar la Ley 241 no están siendo enviados al tribunal.
Las retenciones de motocicletas que transitan por los elevados se realizan en horas de la mañana, entre 9:00 y 12:00 del medio día.
Los motores incautados son llevados a las instalaciones del antiguo Canódromo el Coco, en la avenida Monumental, que conduce al cementerio Cristo Redentor a la altura del kilómetro 13 de la autopista Duarte.
Allí se indicó que los vehículos son devueltos a sus dueños, después de que pagan las multas que le son fijadas.
Asimismo, jueces de tránsito también afirman que los agentes de AMET tienen privilegios con los conductores de poder, ya que rara vez son multados los propietarios de vehículos de lujo, los militares de alto rango y sus familiares.
El tribunal de Tránsito que opera en la sede de AMET en la avenida Expreso V Centenario, en el sector Villa Juana, permanece repleto de choferes del transporte de pasajeros y de conductores de vehículos privados.
Jueces de tránsito, que pidieron reserva de sus nombres por su condición de magistrados, consideraron que los agentes de AMET imponen multas a todos los infractores, en razón de que senadores, diputados y funcionarios del gobierno han sido castigados con contravenciones.
No obstante, contó que los años que tienen en el tribunal de tránsito nunca ha visto que hayan sido multados dueños de carros del año, de yipetas o de automóviles de lujo.
En cambio dijeron que muchos extranjeros se les aplican multas de tránsito, sobre todo a italianos.

FLEXIBILIDAD
Con una llamada a los altos oficiales de AMET los militares de alto rango recuperan los vehículos que los agentes les incautan, se alegó.
Benjamín Ávila, conductor de una motocicleta retenida frente al Estadio Olímpico Juan Pablo Duarte, dijo que a pesar de que transitó por el elevado de la John Kennedy, se le tenía que devolver su motocicleta, porque así lo requirió el general de la Fuerza Aérea, para quien trabaja.
Expresó que el general Estrada exigió, en una llamada telefónica, que se le entregara el motor incautado.
«Desde que bajen el motor tienen que dármelo de una vez», manifestó Ávila, y afirmó que “toda la vida continuará corriendo por los elevados, porque considera que se ahorra tiempo”.
Ávila se subió al camión de AMET junto al conductor para buscar su vehículo, pero los otros motoristas lo hicieron en carros públicos.
Este lunes, camiones de AMET cargaban entre 26 y 28 motores que recogían en los elevados, después de las llamadas horas pico en la que la mayoría de la población se traslada hacia sus centros de trabajo.
Un agente de AMET indicó que el problema con los motoristas es que la gente que multan vuelven a cometer la misma infracción, por lo que no tienen contemplación con los reincidentes.
Precisó que además de pagar las multas, los motoristas tienen que presentarse al Canódromo con los seguros de las unidades y los cascos protectores.
También tienen que demostrar que las matrículas de los motores no tienen la numeración alterada.