Áreas protegidas deben ser
las aprobadas en 1972

Áreas protegidas deben ser<BR>las aprobadas en 1972

POR ODALIS MEJIA
El representante del Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) para América Latina, Ricardo Sánchez, advirtió ayer que el Estado dominicano debe mantener sus áreas protegidas ajustadas a los criterios que dieron su origen en el gobierno del doctor Joaquín Balaguer, en 1972.

 El experto Sánchez dijo que las áreas protegidas del país constituyen un tesoro que debe preservarse con todo el rigor a fin de que las generaciones futuras disfruten de  agua, la biodiversidad, los paisajes y la cultura que envuelven esos terrenos.

El representante de PNUMA enfatizó que el uso que deben tener las áreas protegidas es ecoturístico,  bajo la dirección de las autoridades ambientales y  la  supervisión de la sociedad dominicana, representada por académicos, sociedad civil y otros sectores.

Aseguró que la República Dominicana es un país excepcional porque es uno de  cuatros en América Latina  donde  la superficie de bosques no decrece, sino que aumenta. Los tres restantes son Uruguay, Costa Rica y Cuba.

El funcionario de la ONU señaló que eso tiene mayor valor porque  esta  es una de las naciones  con mayor densidad poblacional del planeta y además comparte la isla  con Haití, que tiene uno de los niveles de degradación ambiental más grande del mundo, por lo es muy imprescindible el trabajo de conservación de los ecosistemas dominicanos.

Sánchez recordó que el presidente Balaguer creó un Sistema de Áreas Protegidas de los más completos en América Latina, ya que cuenta con amplia representatividad  desde las altas montañas de la Cordillera Central hasta las costas.

 “Eso es un patrimonio que los dominicanos deben cuidar y, sin intervenir en las discusiones de matiz político, lo que debería  salir de todo este resultado es ya terminar la partida”, enfatizó el representante de Naciones Unidas.

Consideró que la controversial Ley Sectorial de Áreas Protegidas 202-04 es perfectible y debe serlo sólo  para preservar la integridad de todo el sistema.

Hoy en día el ecoturismo es  modelo de aplicación a seguir en el mundo.

 Sánchez recordó el caso de  Costa Rica donde el ecoturismo  ha crecido de manera significativa con un aporte  económico importante y  la participación de las comunidades lo que ha permitido llevar recursos a los más pobres a través de un turismo de respeto a la naturaleza, que no esté asociado a la alta carga y presión sobre los ecosistemas.

“Al nivel mundial,  la tendencia es de  turismo que respete los valores ecológicos  con una carga muy limitada y controlada y que no se defina sólo por intereses económicos, sino por las posibilidades reales del ecosistema, porque lo que está en juego es el derecho de las  futuras  generaciones de dominicanos y de ciudadanos de otros países a disfrutar de un capital natural privilegiado que tiene el país”, comentó el funcionario de la ONU.

Declaró que conoce el debate político en torno a las áreas protegidas desde hace muchos años y lo ha seguido cuidadosamente, recordó que en la pasada gestión de Medio Ambiente se celebró en el país un foro de ministros de Iberoamérica que hicieron un pronunciamiento en torno a la conservación de las unidades en protección de la región y particularmente en la República Dominicana.

El representante del PNUMA fue entrevistado en torno al tema, mientras participaba en la reunión de ministros de Medio Ambiente de África, América Latina y el Caribe en torno al problema de la desertificación, que se celebra en el país desde el pasado lunes.

En ese escenario, Sánchez exhortó a República Dominicana y Cuba apoyar a Haití,  nación que amerita de solidaridad para revertir la degradación de sus tierras. Dijo además que esas naciones tienen muchas coincidencias  desde el punto de vista de sus ecosistemas, su historia  y cultura para establecer un corredor ecológico en las Antillas Mayores.