Apuntes de bolsillo

Apuntes de bolsillo

RONDA (ANDALUCIA). Emplazada sobre una meseta rocosa y cortada a pico por el Tajo, un profundo desfiladero de 100 metros que traza a su paso el río Guadalevín y que constituye el elemento más característico de ciudad y la divide en dos, al sur, el casco antiguo y al norte, la ciudad moderna. Ronda es una ciudad de más de 40,000 habitantes, con una fuerte personalidad, espléndidos monumentos y que de forma natural se divide en tres zonas diferenciadas: la ciudad, ubicada al sur del Tajo, era la antigua medina musulmana que conserva en su trazado su aspecto medieval. Al norte del Tajo se sitúa el barrio del Mercadillo, surgido en el siglo XVI y unido a la ciudad por medio de tres puentes. Y el barrio de San Francisco, Extramuros, en dirección sur.

HISTORIA

Los testimonios arqueológicos hallados en numerosas cuevas evidencian que la historia de Ronda se remonta al neolítico, aproximadamente al final del VI milenio o comienzos del V milenio a. C. La etapa de esplendor de Ronda se inició con la llegada de los árabes. Tanto en época del Califato como después, durante los Reinos de Taifas, como capital de uno de ellos, la ciudad fue una de las plazas más destacadas de toda Andalucía. Al esplendor cultural se unía su potencia militar y su estabilidad política. Esta situación se mantuvo hasta finales del XI, a partir de entonces, diversas luchas internas dejarían a Ronda sucesivamente en manos de almorávides, almohades y benimerines. El carácter inexpugnable de la ciudad retrasó su caída en manos cristianas hasta 1485. Durante la guerra de Independencia se distinguió en la lucha contra los franceses; las partidas de guerrilleros hostigaban a las tropas enemigas desde las sierras cercanas, dando lugar al surgimiento del más célebre foco de bandolerismo de España en el siglo XIX.