Apuntes de bolsillo

Apuntes de bolsillo

JOSE M. RODRIGUEZ HERRERA
MAEZTU, Ramiro de (Vitoria 1874-Madrid 1936). Escritor español, relacionado con la Generación del 98; su ideario inicialmente progresista desembocó en una defensa a ultranza del nacional-catolicismo. De padre cubano, descendiente de vascos, y madre inglesa, pasó su juventud en París y luego en Cuba.

De regreso a España en 1894, se dedicó al periodismo y mantuvo una fecunda relación con figuras de la Generación del 98 como Azorín y Pío Baroja. En los artículos de su primera época, reunidos parcialmente en el volumen Hacia otra España (1899), defendió con vehemencia tesis regeneracionistas influido por el individualismo de Nietzsche y por sus simpatías hacia el socialismo. Asimismo, en la novela La guerra del Transvaal y los misterios de la banca de Londres (publicada por entregas en 1900-1901), opuso los anhelos de libertad y justicia de los colonos holandeses a la explotación británica.

SARTRE, Jean-Paul (París, 1905-1980). Escritor y filósofo francés, figura clave del existencialismo. Huérfano de padre a los 15 meses de nacer, fue recogido, junto con su madre Anne-Marie, por su abuelo materno, Charles Schweitzer, profesor de alemán de origen alsaciano.

En 1924 entró en la Escuela Normal Superior, donde cursó estudios de filosofía y se relacionó con Nizan, Aron y Merleau-Ponty S. de Beauvoir, a quien estuvo vinculado el resto de su vida, fue testigo de la larga génesis de su novela La náusea (1938). Profesor en diversos liceos de Francia entre 1931 y 1937, se dio a conocer a través de artículos de crítica literaria y de un compendio de cinco novelas breves: El muro (1939).

Durante la Segunda Guerra Mundial, continuó escribiendo en el frente: correspondencia, diario (publicado póstumamente, en 1983, con el título Cuadernos de guerra), y los ensayos La imaginación (1940) y El ser y la nada (1943), una obra capital del pensamiento existencialista en la que se exponen las bases filosóficas de las obras literarias del autor.

A la caída de Francia, Sartre fue hecho prisionero de guerra en un campo alemán en 1940, muy liberado en la primavera del año siguiente, en que comenzó a actuar en la Resistencia.