Apuntes de bolsillo

Apuntes de bolsillo

La religión china  ha recibido la influencia de tres grandes corrientes del pensamiento: el taoísmo, el confucionismo y el hinduísmo. Aunque cada una posee sus orígenes en la religión popular china están entrelazadas de modo inexplicable con algunas creencias animistas.

Se dice que el taoísmo es la única religión china “de cosecha propia” (el budismo se importó de la India y el confucionismo se centra en una serie de actitudes éticas y sociales, siendo sobre todo una filosofía). Según la tradición el fundador fue un hombre conocido como Laotzu, también llamado Laodan, que plasmó sus creencias en un volumen de solo 5.000 caracteres titulado Tao Te Ching o El libro del camino y la virtud. Esta religión se vio perjudicada notablemente por la revolución comunista y la Revolución Cultural. Pese a ello, se ha desarrollado un “taoísmo popular” que afecta a todos los estratos sociales, y que se basa más en supersticiones y prácticas destinadas a dar felicidad u ocasionar desgracias.

El confucionismo, más un compendio de actitudes éticas y sociales que una religión, está entretejido por creencias religiosas. La glorificación de Confucio comenzó después de su muerte. Mencio (372-289 a. C.) o Mengzi, contribuyó a inculcar los ideales del maestro en la conciencia nacional con la publicación de El libro de Mencio. La filosofía confuciona penetró en todos los niveles de la sociedad. Los comunistas decidieron que Confucio era otro incorregible vínculo con el pasado burgués.

Durante la Revolución Cultural, los templos, estatuas y seguidores del confucionismo sufrieron la actuación de los guardias rojos. Sin embargo, en los últimos años, el Gobierno ha reconsiderado su postura y se han restaurado algunos templos confucianos.