Apuntes de bolsillo

Apuntes de bolsillo

JOSÉ M. RODRÍGUEZ HERRERA
ESQUILACHE (Marqués de). Político siciliano y ministro español del siglo XVIII. De humilde familia logró escalar los puestos más elevados por su probidad y talento, y fue ministro de Hacienda en Nápoles con Carlos VII. Cuando este rey se trasladó a España para ocupar el trono con el nombre de Carlos III, Esquilache le acompañó (1759) y continuó ejerciendo el mismo cargo al que sumó la secretaría de guerra poco después.

Fue el inspirador de beneficiosas reformas, como el embellecimiento de Madrid, las Ordenanzas militares, la libertad del comercio del trigo, la organización del Colegio de Artillería, etc. El pueblo, que le odiaba por ser extranjero, por sus medidas, muchas veces contrarias a los usos y costumbres españolas, y por la vida de ostentación que llevaba su esposa, le atribuyó la estrechez de unos años de mala cosecha (1760-1765). Tomando como pretexto la orden de prohibición de la capa larga y del sombrero redondo de ancha ala, que favorecían la impunidad e los delitos, se amotinaron los madrileños el Domingo de Ramos, 23 de marzo de 1766, y el rey prescindió de su ministro, que marchó con su familia para Nápoles. El marqués no perdió por esto la estimación de Carlos III, quien le nombró después embajador de España en Venecia (1782) cargo que desempeñó hasta su muerte. El motín de Esquilache, conocido también con el nombre de motín de las capas y los sombreros, fue debido además, a los ocultos manejos de personas influyentes, deseosas  de eliminar al marqués de la política española, y lo prueba el hecho de que, logrando este propósito y el mismo año, se anularon las concesiones hechas ante la presión popular y se implantó el uso de la capa corta y del sombrero de tres picos, a lo que se llamó «moda de Esquilache».

JIMENEZ CASTELLANOS (Adolfo). General español (1844-1929). Hizo las campanas de Cuba, en las que obtuvo todos sus grados por méritos de guerra; ejerció el cargo interino de gobernador y capitán general de la isla y presidente de la Comisión de Evacuación, cabiéndole la triste suerte de hacer entrega a los yanquis de la Perla de las Antillas como último representante de España.

¡Jo! interjección. ¡So!