Apuntes de bolsillo

Apuntes de bolsillo

J.M. RODRIGUEZ HERRERA
La actual sede de la filarmónica de Berlín debe su existencia al empeño de su director de entonces, Herbert von Karajan, de contar con un moderno auditorio que diera mayor relevancia a la orquesta que dirigía. La Philarmonie, como es conocida por los berlineses, fue diseñada por el arquitecto Hars Scharoun y su solemne inauguración tuvo lugar el 15 de octubre de 1963. Alberga los conciertos de la Filarmónica de Berlin así como orquestas invitadas, conjuntos de cámara y solistas de rango internacional.

La personalidad musical de la Filarmónica durante el siglo XX se ha visto marcada por la larga vinculación de directores como Wilhelm Furtwargler, Sergiu Celibidache, Herbert von Karajan y Claudio Abbado. Desde 2002 el director musical es sir Simón Rattle.

El edificio surgido del proyecto de Scharoun se ha convertido con el paso de los años en una de las obras significativas de la arquitectura del siglo XX. La Philarmonie tiene un cuerpo arquitectónico formado por tres pentágonos entrecruzados hacia las tres direcciones espaciales y significó en su tiempo la perfecta interrelación entre el hombre, la música y el espacio, sin predominar ninguna perspectiva que distinga una fachada principal y otras laterales, lo que puede parecer caótico visto desde fuera. Sin embargo, es un edificio singular cuyas formas están pensadas para dar relieve a la actividad musical, fenómeno claramente perceptible desde su interior.

La disposición del auditorio principal, con una capacidad de 2,440 localidades, fomenta la atención en el hecho musical, ya que el podio donde se ubica la orquesta está situado en el centro de la sala. De esta forma se busca no segregar a los músicos y a la audiencia, a través de una nueva relación con el espacio.

En la decoración interior predominan los colores grises y blancos así como las maderas claras, lo que favorece la sensación de amplitud del conjunto.