Aprende a superar los eventos sentimentales y siéntete segura

Aprende a superar los eventos sentimentales y siéntete segura

Cuando te enfrentas a la ruptura de una relación te invade la tristeza y la depresión, aunque hayan probos motivos para terminarla, a la mayoría le gustaría encontrar una “pastillita” que le hiciera olvidar todo. Aunque aún no existen medicamentos tan fantásticos, si hay algunas técnicas que  te pueden ayudar a superar esas rupturas. Pero antes de dártelas te recuerdo en lo que los aspectos que la mayoría de personas que pasan por ese proceso se enfrascan y estancan cuando su relación ha llegado al final. Incredulidad: Cuando menos esperada es la ruptura, mayores son las posibilidades de no aceptarla fácilmente, aún en las relaciones en las que las cosas no marchan bien.

“Por muchas evidencias que haya, te niegas a aceptar que la relación concluyó. Esta falta de aceptación puede llevarte a presionar a la ex pareja, provocando situaciones incómodas y difíciles para ambos”, según comenta nuestra entrevistada. Para superarla, lo mejor es no tratar de recuperar al otro, si la relación ya no tiene futuro, lo mejor es decirle adiós de una vez.  Aceptación: En esta etapa se toca fondo, pues se experimenta un gran sufrimiento, porque se está aceptando que ya se terminó todo. Viene acompañada de sentimientos y emociones como ansiedad, incertidumbre y frustración, los que poco a poco van desvaneciéndose. Si se permanece en esta fase por más de seis meses, es necesario visitar a un especialista.  Desorganización: “Literalmente te sientes perdida y te preguntas ¿qué voy a hacer?, ¿quién soy ahora?, ya no te visualizas como un individuo, sino como una mitad que sólo es un todo con la pareja”.

Importante

Cuando llegas a la etapa de la desorganización…

Éste es el momento justo para deshacerse de todos los objetos o las cosas que recuerden al ex, porque exponerse constantemente a los recuerdos provoca más sufrimiento y el objetivo es padecer lo menos posible.  Reorganización: Aquí el sufrimiento empieza a disminuir y se comienza a recuperar el control sobre la vida: vuelve a su sintonía el ritmo de las actividades personales, se establecen nuevos objetivos y rutinas o se retoman aquéllas que se habían abandonado. 

¡Prepárate para ser feliz! En esta etapa llega el momento de volver a la realidad, recuperando la sensación de bienestar. Nuevamente aparecerá la atracción por otras personas. No obstante, éste no es buen momento para comenzar una relación porque no se está al cien por ciento emocionalmente todavía. Lo recomendable durante esta fase es tomar las cosas con calma y enfocar la atención a recuperar la solidez sentimental.

Una vez hayas llegado a la última fase debes aprender a amarte a ti misma, dedicate tiempo para mimarte, consentirte un poco, ir a lugares donde la falta de tiempo no te permitía visitar y ponte bella de dentro hacia afuera.