Anulan sentencias contra 5 cubanos

Anulan sentencias contra 5 cubanos

LA HABANA (AFP).- Cuba celebró este martes como una victoria frente a Washington la decisión de un tribunal de apelaciones de Estados Unidos, que revocó el juicio celebrado en 2001 contra cinco cubanos en Miami que los había condenado a largas penas por espionaje.

En declaraciones a la AFP, el presidente del Parlamento de Cuba, Ricardo Alarcón, expresó su satisfacción por la decisión de un panel de tres jueces del tribunal del Undécimo Circuito de Apelaciones federal de Atlanta, que calificó de «victoria frente a los que promueven el terrorismo».

«Un triunfo frente a los hipócritas que alardean de una supuesta lucha frente al terrorismo y en realidad los protegen, y encarcelan a jóvenes que lo único que hicieron fue precisamente oponerse al terrorismo en Estados Unidos», declaró Alarcón.

El parlamentario, quien se encarga de la política cubana hacia Estados Unidos y es miembro del Buró Político del gobernante Partido Comunista, dijo esperar que esta resolución conduzca a la liberación de los cinco cubanos.

«Este es un claro mensaje a la Casa Blanca del señor George W. Bush. Estamos muy satisfechos, porque es una prueba de cómo gente honesta e íntegra, los tres magistrados que revisaron el caso se dio cuenta de que esto era una colosal injusticia», afirmó.

Alarcón recordó que en fecha reciente el Grupo de Trabajo sobre Detenciones Arbitrarias de la Comisión de Derechos Humanos de las Naciones Unidas consideró que la detención de los cinco tiene «un carácter arbitrario».

«Significa mucho, es lo que hemos estado diciendo durante años. Hace unos días un grupo de expertos de Naciones Unidas calificó el proceso de arbitrario y ahora unánimemente los magistrados han dicho lo mismo. Nos han dado la razón», manifestó.

El tribunal de Atlanta determinó que los cinco cubanos no obtuvieron un juicio «justo e imparcial» en la ciudad de Miami, donde existe un «prejuicio» contra el gobierno cubano y sus agentes, y ordenó un nuevo juicio en otro lugar.

En 1998, cuando fueron detenidos Ramón Labañino, Gerardo Hernández, Antonio Guerrero, Fernando González y René González, Cuba admitió que eran sus agentes, pero que no realizaban espionaje contra Estados Unidos, sino contra los grupos anticastristas de Miami, considerados «terroristas» por La Habana.

Las autoridades comunicaron a la población la decisión del tribunal con un mensaje en la televisión que señaló que el fallo «es, sin duda, un importante paso en la batalla legal por su liberación».

Familiares de los presos declararon en Caracas a la televisión cubana, donde asisten al Festival Mundial de la Juventud y los Estudiantes para denunciar el caso, acogieron la noticia con «alegría, la primera en siete años», según Adriana Pérez, esposa de Gerardo Hernández.

«Hemos dado un paso firme y la victoria es nuestra. Ahora más que nunca estoy llena de energía, ahora sí se hará justicia», declaró Mirta Rodríguez, madre de Guerrero.

No obstante, Magalys Llort, madre de Fernando González, señaló que «hemos ganado una batalla», pero «la guerra continúa y vamos a seguir siendo fuertes».

«Esta es una sentencia realmente histórica, nunca antes una corte federal de apelaciones revirtió los hallazgos de un tribunal respecto a la sede» de un juicio, dijo en Miami el abogado de Guerrero, Leonard Weinglass.

Desde el juicio de 2001, en que se condenó a largas penas de cárcel a los cinco, incluyendo dos cadenas perpetuas, los familiares y las autoridades fomentaron la solidaridad nacional e internacional a favor de los encausados, al tiempo abogados de La Habana iniciaron el proceso de apelaciones.