Amortiguando el costo de la decisión correcta de la Reserva

Amortiguando el costo de la decisión correcta de la Reserva

Adam Posen. FT. Ahora que la Reserva Federal está descargando agresivamente y está comprometida a seguir adelante, el reto es cómo mitigar los costos resultantes. Y los habrá, aunque, en balance, la Fed está haciendo lo correcto.

El Comité Federal de mercado Abierto debe tomar acción para manejar el impacto de sus cortes en las tasas de interés, no solo decidir el tamaño de los cortes y el momento de los cortes por venir.  Hay cuatro pasos para mitigar los costos del alivio progresivo de la Fed, que pueden empezar con la declaración de esta reunión de la semana en el  Foro Económico Mundial de Comercio:

Primero,  vuelve a establecer un objetivo de facto para la inflación con énfasis en el término medio (significando a tres años), incluyendo un compromiso para bajar la inflación de vuelta tan pronto como los riesgos financieros actuales bajen. En resumen, admita explícitamente que los riesgos de la inflación son verdaderos, pero son dejados aparte temporalmente por un bien mayor, en lugar de minimizarlos o dejarlos enterrados en la carta de “balance de riesgos”.

Segundo, trate de coordinar con otros bancos centrales grandes en cortes venideros de tipo de interés (o por lo menos en una tendencia direccional común), como fue hecho con éxito en las inyecciones de liquidez. Tercero, acompañe estos cortes del tipo de interés con regulaciones y supervisión más fuertes, para mostrar que esto no se trata de un rescate, sino de mantener el sistema financiero funcionando. Cuarto, si en Estados Unidos solo está lenta la economía durante la primera mitad de 2008 podríamos necesitar bien una “depresión doble”de una Fed normal inducido a  la baja, a detener la inflación en de la mitad de finales de 2009 ó 2010. La Fed necesita asegurarse de que su supervisión del sistema bancario actual está guiado más por la acción correctiva pronta que por la tolerancia regulativa.

Se esperan  hoy nuevos recortes de  tasas

Krishna Guha.  Washington.  Se espera que hoy miércoles 30 de enero la Reserva Federal haga un nuevo y agresivo corte para combatir el riesgo de una recesión prolongada en Estados Unidos con otro corte en la tasa de interés cuando el terreno todavía está caliente por la primera, de 0.75 puntos porcentuales  realizada la semana pasada.

Los analistas debaten si la cortará 50 ó 25 puntos base. “Pienso que serán 50 más”, dijo Peter Hooper, economista principal en Deutsche Bk Securities.

La declaración de la Reserva Federal decía que los riesgos “apreciables” se mantenían después de los 75 puntos y prometían actuar oportunamente.

El banco central de Estados Unidos no ha hecho el menor esfuerzo por sugerir que la interpretación del mercado de la declaración está equivocada.

El rescate de los emisores de bonos de EU toma forma

Esfuerzos para apoyar a los emisores de bonos tomaron cuerpo el lunes cuando los reguladores de estado de Nueva York designaron banqueros de inversión para aconsejar en un plan del rescate que podría proporcionar las líneas de reserva del crédito para los garantes preocupados. Los esfuerzos son encabezados por Eric Dinallo, supervisor del seguro del estado de Nueva York, apoyado en privado por el Banco de la Reserva Federal de Nueva York y otros reguladores familiarizados. Perella Weinberg, una firma consultora con sede en Nueva York, ha sido contratada como consejera financiera por  Dinallo, dijo un portavoz. La compañía es dirigida por Joseph Perella, ex ejecutivo de fusiones y adquisiciones de Morgan Stanley, y por Peter Weinberg, que anteriormente corrió el negocio  Goldman Sachs europeo. Los ejecutivos no estuvieron disponibles al momento para hacer comentarios. Dinallo, que había dicho que estaría en contacto con reguladores federales, se reunió con cerca de una docena de bancos la semana pasada, solicitándoles entre $5 y $15 millardos de fondos para el sector de emisión de bonos.

La cifra

15,000

millones de dólares.  Fue la suma que se les solicitó a los bancos en Nueva York para apoyar a los emisores de bonos.

El momento más doloroso de ajustar el cinturón

La columna de Lex
FT

El momento más doloroso para ajustarse el cinturón es justo después de comer. Los gastos gubernamentales locales y estatales  –12 por ciento del PIB– se expandieron por casi 8 por ciento en el tercer trimestre de 2007. Ahora los gobernadores de todo el país están proponiendo grandes cortes de presupuesto. La semana pasada New York City dijo que cortaría los gastos en el rango de servicios de educación y salud para compensar la disminución en la recaudación de impuestos –parcialmente a causa de las dificultades de Wall Street.

No es meramente la posibilidad de una recesión lo que está forzando a repensar los gastos, sino la naturaleza de ese letargo potencial. Los impuestos locales y estatales, excluyendo las transferencias, se divide más o menos 60/40 a favor del Estado. En promedio, las arcas del Estado se llenan con impuestos por ventas, impuestos personales y beneficios corporativos. Los impuestos locales están en su mayoría basados en la propiedad -72 por ciento, de acuerdo con Moody.

En 2001, el impacto primario del retraso económico estuvo en el impuesto sobre la renta de las personas. Sin embargo, los consumidores mantuvieron los precios del gasto y de vivienda en alza, apuntalando las ventas y los impuestos sobre la propiedad inmobiliaria. Esta vez la amenaza es mucho más amplia y principalmente a causa de la baja de la vivienda – California, Florida y Nueva York están entre los estados más grandes que enfrentan el déficit. Aunque los funcionarios locales no puedan apresurarse lo suficiente como para revalorar rápidamente la vivienda ahora que está cayendo, los efectos secundarios de las ventas e impuestos de renta morderán más temprano.

Moody considera que los estados están mejor preparados esta vez. Sin embargo, el ambiente incierto significa que los funcionarios locales pueden verse obligados a  reaccionar rápidamente –y con medidas impopulares– si las diferencias se abren en sus libros de contabilidad.

Vale la pena recordar que los gastos estatales y locales han aumentado aproximadamente $100 mil millones al año en los últimos tres años.

Si el gasto ahora permanece sin variación, debilitará una porción significativa del paquete federal de estímulo que ahora se está completando en Washington. 

Cambios en el negocio de  divisas

Peter Garnham
Londres

En el arte notoriamente difícil de pronosticar los movimientos, los comerciantes han podido depender de una relación clave en los últimos años: cuanto más altas son las tasas de interés del país,  más fuerte se vuelve su moneda a medida que los inversionistas obtienen mayores beneficios. Los mercados de divisas podrían estar al borde del gran cambio.  Las monedas de los países que cortan los tipos de interés podrían ser recompensadas con tasas de cambio más altas. La pauta de monedas que se benefician cuando los bancos centrales elevan los tipos de interés y se debilitan cuando la política monetaria se suaviza fue en general cierto hasta el año pasado, cuando los cortes de la Reserva Federal empujaron el dólar hacia abajo. 

CMC y Nimex sería el grupo más grande

Con la  posible compra, por parte del Grupo de CME, Nymex, por US$11.3 mil millones, este grupo combinado tendría una capitalización bursátil de acerca de $60 mil millones.

De esta manera se  convirtiría  por mucho en el grupo más grande de negocio en el mundo.

VERSIÓN AL ESPAÑOL DE MIRIAM VELIZ