América Latina ofrece lo que puede a EEUU

América Latina ofrece lo que puede a EEUU

WASHINGTON (AFP).- Petróleo venezolano, médicos cubanos, bananas panameñas, atún peruano, leche en polvo brasileña y cocinas móviles mexicanas: América Latina deja de lado su sentimiento anti-estadounidense para ofrecer ayuda tras Katrina, aunque Washington levanta discretamente la ceja ante lo que ve como «retórica» de Caracas y La Habana.

De mochila al hombro y bata blanca, casi 1.600 médicos cubanos esperan la respuesta del gobierno de George W. Bush para partir a Estados Unidos y atender a las víctimas del huracán que devastó la costa sur y dejó miles de muertos, una misión que aunque humanitaria no consigue esconder su tinte ideológico.

El presidente cubano Fidel Castro, que también ofreció enviar a su archirrival Estados Unidos 34 toneladas de alimentos, mostró orgulloso esta semana su ejército de médicos ante las cámaras de televisión.

Consultado sobre la oferta de Cuba, el Departamento de Estado se limitó a indicar que estudia todas las ofertas de asistencia internacional, mientras el portavoz de la Casa Blanca, Scott McClellan, indicó que «ciertamente esperaríamos que Castro ofrezca libertad a su gente».

«Hemos reconocido la oferta de ayuda cubana. No tengo idea si la Agencia federal de manejo de emergencias (FEMA por sus siglas en inglés) la aceptará. Ahora, ¿tiene valor retórico? Por supuesto que sí», dijo a la AFP un funcionario estadounidense que pidió el anonimato.

El presidente venezolano, Hugo Chávez, amigo de Castro y conocido por su inflamada retórica anti-imperialista, ha criticado duramente a Bush por su manejo de la tragedia, pero ha ofrecido dinero y petróleo para ayudar a las víctimas.

Citgo, la filial estadounidense de la empresa estatal petrolera de Venezuela PDVSA, donará hasta cinco millones de dólares para las labores de rescate y un millón de barriles de crudo para los damnificados, aseguró Chávez.

En Houston (Texas) y sus refinerías de Lake Charles (Luisiana) y Corpus Christi (Texas), Citgo atiende a más de 45.000 víctimas de Katrina que han perdido sus casas y casi todas sus pertenencias, según el gobierno venezolano.

Venezuela es el cuarto proveedor de petróleo de Estados Unidos, pero las relaciones bilaterales son tensas desde la llegada de Chávez al poder.

La oferta de Chávez es «definitivamente legítima» porque Caracas tiene intereses económicos en Estados Unidos, pero «ciertamente tiene valor retórico en Venezuela y (el mandatario) está hablando más a su gente que a nosotros», sostuvo el mismo funcionario.

Por primera vez en su historia, el Ejército mexicano está colaborando en tareas de rescate tras el huracán, medida que le permite además ayudar a los cerca de 10.000 mexicanos afectados directamente por Katrina.

Un buque de la Armada mexicana partió el lunes rumbo a Nueva Orleans con ocho vehículos de rescate, siete vehículos anfibios, una ambulancia con equipo quirúrgico móvil, dos helicópteros de salvamento y agua potable.

Un primer convoy mexicano partió al día siguiente rumbo a la frontera con brigadas de médicos y enfermeros, plantas potabilizadoras de agua y dos grandes cocinas móviles que pueden alimentar a unas 7.000 personas por día.

El Salvador, única nación latinoamericana que mantiene tropas en Irak, ofreció asimismo unos 100 médicos, ingenieros y militares a Washington para tareas humanitarias y de reconstrucción. Su vecino, Honduras, puso a 135 rescatistas a disposición de Washington.

Un total de 100 médicos fueron ofrecidos por el presidente peruano, Alejandro Toledo, quien dijo que el secretario de Defensa estadounidense, Donald Rumsfeld, le pidió «gasas o curitas y alimentos como atún». Toledo precisó que varias empresas privadas dieron «una respuesta positiva» a su planteo de donar atún.

Panamá ofreció por su lado 54.480 kilos de bananas -con la ayuda de la transnacional bananera estadounidense Chiquita Brands- para entregar a los evacuados.

Brasil se mostró dispuesto a donar leche en polvo y agua potable, mientras el gobierno argentino ofreció expertos en rescate y organización de campamentos de refugiados. Hasta el gobierno uruguayo, el primero de izquierda en la historia del país, ofreció donar a Washington dos toneladas de leche en polvo y dos plantas de potabilización de agua.

Un total de 94 países y organizaciones internacionales han ofrecido asistencia a Estados Unidos a raíz del huracán, pero la mayoría no se han concretado a raíz de retrasos burocráticos de las agencias federales a cargo de decidir qué se necesita.

Hasta ahora el gobierno aceptó asistencia internacional por mil millones de dólares, dijo el secretario general del Departamento de Estado, Harry Thomas.