Amena conversación con Adela Fernández

Amena conversación con Adela Fernández

POR MARÍA MERCEDES
El encuentro produjo un sinnúmero de emociones. Sin duda, los presentes estaban muy interesados en escuchar las historias que Adela Fernández, hija del fenecido actor mexicano Emilio “Indio” Fernández, contaría en ese conversatorio que ofreció la Embajada de México, la Cámara de Comercio Domínico-Mexicana y la Fundación Corripio Inc.

Esta amena conversación llevada a cabo en la Biblioteca Manuel Rueda de la Fundación Corripio inició cuando Jacinto Gymbernard, director ejecutivo de la Fundación Corripio, leyó la semblanza de la invitada de honor, destacando que es autora de nueve libros y 11 obras de teatro, ganadora del premio Sor Juana Inés de la Cruz y que se dedica a la investigación histórica y antropológica.

Seguidamente, Isabel Téllez de Ortega, embajadora de México, agradeció a la Fundación Corripio por recibirlos en ese recinto, que es utilizado para promover la cultura y el arte universal. También dio las gracias a Adela Fernández por venir a compartir sus experiencias con los dominicanos y con los ciudadanos mexicanos que residen en el país.  

Muy complacida por ofrecer ese intercambio de informaciones, Adela Fernández, quien es escritora, cineasta, guionista de cine y teatro, expresó que su padre Emilio “Indio” Fernández nació el 26 de marzo de 1904, es decir, que este año cumple el primer centenario de su natalicio, ocasión que ha generado una cadena de homenajes en su nombre. “Estoy muy agradecida y conmovida, porque ustedes me obligan a recordar cosas, algunas que me duelen y otras que me divierten mucho”. Recordó que incursionó en el teatro por no encontrarse con su padre en los estudios, cosa que a él nunca le gustó.

Adela Fernández expresó que el propósito principal del cine que hizo su padre era lograr que México creciera, a través de la organización de campañas de alfabetización y creando escuelas en las zonas marginadas.

Manuel Corripio Alonso, presidente de la Cámara de Comercio Domínico- Mexicana, agradeció a la expositora por honrarlo con su primera visita a República Dominicana.

Así mismo, destacó que Adela Fernández al hablar de su padre resalta la profunda admiración y ternura que le tiene, haciendo gala a la vez de un excelente sentido del humor aprendido también de su progenitor.

Indicó que el cine es uno de los artes que más influencia tiene en este tiempo, y que tal como expresó su hija, fue utilizado por Emilio Fernández para que México crezca, “de la misma manera el cine dominicano que da sus primeros pasos puede cumplir esa labor. Nuestra industria recién empieza casi con 100 años de diferencia a la de ese país, pero con la misma ilusión y el entusiasmo que lo hacían los mexicanos en aquel momento”.