Alza de tasas desconcierta sector Turismo

Alza de tasas desconcierta sector Turismo

La existencia de un decreto, mantenido en secreto por el gobierno, que aumenta en US$10 el impuesto que se cobra por cada turista que llega al país, ha causado desconcierto en el sector turismo, que recibió la información como un “chorro de agua fría” en momento en que varias organizaciones empresariales turísticas habían iniciado un diálogo con el secretario de Turismo, Félix Jiménez, en busca de un consenso sobre el tema.

         La decisión, además, confirma para los inversionistas su temor de que existe en el gobierno una escalada para buscar más ingresos en este sector productivo, a pesar de que en una reunión celebrada recientemente en la Asociación Nacional de Hoteles y Restaurantes (Asonahores), el secretario de Finanzas, Vicente Bengoa,  aseguró que no existía interés de aumentar los impuestos a esta industria.

         La entidad hotelera había expresado satisfacción por este mensaje que lo  interpretaron como del gobierno, porque además, el funcionario explicó que aparte de los preceptos constitucionales que  otorgan al Congreso la creación de impuestos, el acuerdo con el Fondo Monetario Internacional impide la creación de  nuevos gravámenes y menos por vía administrativa.

         La revelación sobre le existencia del decreto 336-05 que aumente el cargo por pasajeros en US$10, llega en un momento en que la Dirección General de Impuestos Internos (DGII) anunció su decisión de cobrar el ITBIS a los servicios que reciben los aviones en los aeropuertos internacionales, lo que significa un incremento de un 16% en los costos de operación que se consideran los más altos del Caribe.

         Adicionalmente, Asonahores informó la semana pasada que la Autoridad Portuaria quería aumentar en US$5 el impuesto que cobra a los turistas que llegan en barcos cruceros.

         En fuentes de Asonahores, de la Asociación de Líneas Aéreas (ALA),  la Asociación de Agentes de Viaje (ADAVI) y de los aeropuertos privados, se confirmó ayer que la semana pasada estos cuatro grupos fueron convocados a una reunión por el secretario de Turismo, para tratar el tema de un aumento de US$5 al impuesto por cada pasajero.

         Todas las fuentes consultadas coincidieron en que en esa reunión,  Jiménez no habló de la existencia del decreto que en vez de US$5, establecía un incremento de US$10.

         Un empresario hotelero consultado ayer dijo que no se explica la actitud del secretario de Turismo, porque el decreto firmado hace semanas, es idéntico al proyecto de decreto sometido por el funcionario en mayo pasado al Poder Ejecutivo, lo que demuestra que su decisión estaba tomada hacía ya mucho tiempo, por lo que no existía vocación real de diálogo.

         En fuentes de la ALA se comentó ayer que considerando que la propuesta hecha por Jiménez en mayo pasado era de aumentar US$10 y no US$5 como estaba informando, y el hecho de que la aprobación del decreto se mantuviera en secreto, permite interpretar que la reunión de la semana pasada y otras gestiones realizadas eran una “táctica dilatoria” para bajar la guardia  “y dar un palo acechado”.

         En este mismo sentido se destacó ayer que el secretario de Turismo tenía la intención de excluir la participación institucional de Asonahores, del seguimiento de los trabajos que se supone hará el gobierno con los recursos que recaude el aumento del impuesto.

         Esto así, porque en vez incluir a la institución representativa de los hoteleros, el proyecto propuesto por Jiménez y aprobado por el doctor  Fernández, lo que establece es que Asonahores presentará una terna de profesionales de la ingeniería para que el Presidente escoja uno y no que se hiciera una designación personal.

El decreto que crea el comité tampoco contempla un tema central para los hoteleros del Este y de que los recursos que produzca el nuevo impuesto se utilicen para mejorar la infraestructura de la zona turística que los genera.

         Las asociaciones hoteleras de la región Este han reclamado que como el gobierno dice que el aumento del impuesto es para resolver los problemas de infraestructura turística, ellos piden que los recursos se inviertan en la región que los produce.

         Argumentan que a pesar de que el Este es la principal región turística del país, los gobiernos se han olvidado de ella, que no han realizado ninguna inversión y que  sería injusto que ahora les aumenten los impuestos y los recursos se utilicen para el litoral Norte o para Pedernales.

         Asonahores había rechazado el incremento de US$5 en el impuesto que se cobra en el boleto de transporte aéreo a cada pasajero, argumentando que la República Dominicana ya tiene los impuestos más elevados que existen en el Caribe para los pasajeros y costos de operación muy altos para las aerolíneas que vienen al país.

         Además del impuesto al combustible y diferentes tasas que hacen costosa la operación de líneas aéreas en el país, los impuestos directos por pasajeros  suman US$56 en vuelo regular y US$46 en vuelo chárter.

         El decreto 336-05 fue aprobado el 16 de junio pasado y crea un Comité Ejecutor de Infraestructuras de Zonas Turísticas, presidido por el secretario de Turismo e integrado además por el secretario de Obras Públicas y el director del Instituto Nacional de Aguas Potables (INAPA) en representación del Gobierno.

Por el sector privado fue designado a título personal el señor Alejandro Grullón, del Grupo Financiero Popular.