Altos de Moca más allá de las nubes

Altos de Moca más allá de las nubes

Moca, provincia Espaillat.-“¡Wow!”. Esa es la expresión que el francés Nicolás Connan, uno de los propietarios del hotel boutique Altos de Moca, espera escuchar de quienes los visitan.

Y no es para menos. Su estratégica localización en una elevación a 820 metros por encima del nivel del mar desde la cual algunas veces tendrá la sensación de estar por encima de las nubes, una impresionante vista al valle del Cibao y lo acogedor y confortable de sus instalaciones son elementos suficientes para provocar éste tipo de reacciones.

El hotel tiene apenas unos meses operando. Sus propietarios Guillermina Meléndez, Nicolás Connan y William G. Warren, adquirieron la propiedad prácticamente en ruinas, pero su fe en la potencialidad del proyecto como una opción ecoturística diferente, ha dado a luz un hermoso hotel boutique que apenas está, según nos aseguran, en un 40 por ciento del resultado final que persiguen: ser el hotel más lujoso del Caribe.

“Queremos que el cliente se sientan como en casa… pero su casa de lujo”, expresa Connan.

Apoyo a lo local. Localizado en la carretera de Jamao al Norte, en La Cumbre, Moca, el hotel es un incentivo a la diversificación del turismo en República Dominicana, pero también el de colocar a la provincia en el “mapa” de los turistas.
“En Altos de Moca tratamos de trabajar con la mayor cantidad de mano de obra local y productos locales. Queremos trabajar al 100 % con el desarrollo de la provincia”, afirma Guillermina, CEO y responsable de ventas.

El hotel busca resaltar las infinitas riquezas del valle del Cibao, (lo cual se refleja en la propuesta gastronómica del restaurante del hotel a cargo del experimentado chef Hilario Núñez) pero también los atractivos naturales de Moca, su historia y su cultura.

“Desde el inicio nos enfocamos en que queremos dominicanos que vengan al proyecto. Queremos que ellos disfruten de lo que tienen aquí”, resalta Guillermina. Por otra parte, mantienen una línea de respeto por el medio ambiente sin dejar de lado el factor lujo.

Atractivos y características. Además de una espectacular vista del valle del Cibao, que al anochecer se convierte en un mar de brillantes luces provenientes de La Vega, Moca y Santiago, el hotel tiene los atractivos necesarios para el público amante de la tranquilidad y la buena gastronomía, un clima excelente y está literalmente cerca de todo (ríos, playa, montaña).

Cuenta con 21 habitaciones, piscina con jacuzzi, bar, restaurante abierto para huéspedes y público en general, salones privados, una sala de eventos con capacidad de hasta 600 personas, entre muchos otros detalles y servicios que le invitamos a descubrir. Puede explorar más del proyecto síguiéndolos en Instagram y Facebook.