Actores, cantantes y músicos en las garras del alcohol y las drogas

Actores, cantantes y músicos en las garras del alcohol y las drogas

POR JOSELIN RODRÍGUEZ
Alcohol y drogas no deben mezclarse por las consecuencias nefastas que pueden acarrear. Pero al parecer esta sencilla reflexión se les escapa de las manos a los artistas que son aclamados por multitudes y que miles de jóvenes tratan de copiar sus estilos de hablar, actuar, peinarse e incluso comportarse.

Y es precisamente el hecho de que los jóvenes sigan al pie de la letra lo que hacen sus estrellas, lo que debía motivar a estos personajes a tener un comportamiento más idóneo en su vida pública. No quiere esto decir que deben andar con una camisa de fuerza o aparentar lo que no son. Simplemente, se trata de recordar la notable incidencia que tienen en millones de personas que siguen sus pasos.

The Beatles, Janis Joplin, Marilyn Monroe, Elvis Presley, Bob Marley, Whitney Houston, Mel Gibson, Kurt Cobain, Haley Joel Osmend, Boy George, Pete Doherty, Courtney Love,  Don Omar y Fernando Villalona, por sólo mencionar algunos, son los famosos que de una u otra manera han caído en las redes de las drogas o del alcoholismo.

Para muchos de ellos no ha valido reconocer sus problemas de adicción, ni internarse en clínicas de rehabilitación, ni tener la ayuda de familiares y amigos, pues su dependencia es tan fuerte que vuelven a caer. Sus escándalos y fotos han dado la vuelta al mundo y han sido temas de conversación obligada. Uno se podría preguntar ¿por qué hacen esto?, si tienen todo lo que un simple mortal podría anhelar: fama, fortuna y gente que les idolatre.

Por casualidades de la vida, estos seres, sean del ayer o de hoy, además de contar con una legión de fieles admiradores tienen en común muchas cosas. Algunas de estas grandes coincidencias demuestran que muchos de ellos son depresivos y que no han podido aguantar el gran peso de la fama. Ante esta situación buscan refugio en las drogas o el alcohol para enfrentar sus miedos e inseguridades. Aún hay más. Otras de las increíbles casualidades son que algunos provienen de hogares desastrosos, con padres abusadores o irresponsables y durante su niñez pasaron trabajo y precariedades para poder sobrevivir.

Marilyn Monroe, el gran símbolo sexual e icono de Hollywood en los años 50, murió en la  cúspide de su carrera. Las versiones que hasta ahora se han mantenido alegan que el 4 de agosto de 1962, la actriz de 36 años falleció mientras dormía por una sobredosis de barbitúricos. También se habló de un posible asesinato.

Aunque quería dar una apariencia de ser fuerte, las constantes depresiones la llevaron a ser dependiente de pastillas. Y que decir del Rey del Rock and Roll, Elvis Presley, uno de los más famosos artistas de la música popular americana. De origen humilde, escaló a los primeros lugares de popularidad, aunque fue duramente criticado por sus movimientos “obscenos”. En los últimos años de su vida, Elvis padeció hidropesía, una enfermedad que le hacía parecer obeso, lo que le llevó a ser adicto a las anfetaminas y barbitúricos. Falleció a los 42 años, el 16 de agosto de 1977. Lo encontraron en el baño de su residencia.

La muerte de Elvis posiblemente se debió a un infarto o una sobredosis de medicamentos.

The Beatles, el emblemático grupo de rock de los años 60, no escapó al uso de las drogas. Se dice que muchos de sus discos “olían a marihuana” o que sus canciones estaban influenciadas por otras drogas, como es el caso de “Lucy in the Sky with Diamonds”, que supuestamente hace referencia al LSD.

El caso de Whitney Houston es uno de los más lamentables.  Whitney, quien recibió malos tratos de su esposo, ya no es sombra de lo que fue y transformó su entorno en un basurero. Ella, que logró vender millones de copias de discos y ganar seis Grammy, ha tocado fondo por su adicción a la heroína y al crack. La artista, que con su voz y encanto conquistó millones de fanáticos, andaba sucia, ojerosa, delgada y deprimida. Recientemente se informó su ingreso a un hospital para tratar el problema.

Uno de los escándalos más recientes y no menos publicitado fue el del actor australiano Mel Gibson, quien bajo los efectos del alcohol profirió una serie de palabras antisemitas. Esa noche de parranda le costó al director de “La pasión de Cristo” un largo proceso de rehabilitación .

El reggaetonero Don Omar también ha sido involucrado con las drogas. Su caso es tan grave que hace poco fue relacionado con el narcotraficante José López, quien supuestamente utilizó un vehículo del artista para transportar la mercancía. El intérprete de “Dale Don dale” denegó cualquier vínculo con el capo, al decir que en su carrera no hay espacio para las drogas.

FERNANDO VILLALONA

El intérprete de “Dominicano soy”, en la década de los 80 estuvo involucrado en las drogas, por lo que debió someterse a tratamientos de rehabilitación. Incluso llegó a ser detenido.

Por su adicción, el merenguero debió sentarse en el banquillo de los acusados. Ahora, Villalona dice ser un hombre renovado, que cuida su salud y su carrera.      

OPINIÓN DE UN EXPERTO

El psiquiatra César Mella entiende que un porcentaje de los que están relacionados  al mundo del espectáculo cae en las redes de las drogas y el alcohol por diversas razones. Citó la vida desordenada que llevan algunos artistas, lo difícil que es administrar el éxito, de convertirse en un ser anónimo a uno aclamado por grandes multitudes, pérdida casi completa de la privacidad y la necesidad de obtener una “energía” adicional para las agotadoras jornadas de trabajo.

Señaló que los artistas  están llenos de muchas expectativas y presiones.

 “Esto, sumado a una personalidad adictiva previa, hace que las estrellas abusen de sustancias como la nicotina, el alcohol, la cocaína y los estimulantes como el éxtasis”, dijo el doctor César Mella.