Aceleran obras Aula Magna de la UASD

Aceleran obras Aula Magna de la UASD

POR MARIEN A. CAPITAN
Los trabajos de remodelación y rediseño que se realizan en el Alma Mater de la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD) terminarán a finales del próximo mes de octubre, según aseguró ayer Rigoberto Santos, director técnico de la Supervisora de Obras del Estado.

Con una inversión de unos RD$200 millones, estas obras incluyen el Aula Magna, el área de rectoría, las vicerrectorías y el museo universitario. Todas ellas, explicó Santos, retomarán su imagen del pasado.

“Estas áreas se están remodelando para que queden igual que como estaba, como fueron diseñadas originalmente. De ahí a la fecha hubieron muchísimos cambios por necesidades que tiene la universidad pero estamos volviendo al inicio, al diseño original de esta obra”.

Respetando ese diseño, la infraestructura externa de las edificaciones no se ha tocado a nivel arquitectónico: tan sólo se retiraron los mármoles que las cubrían y que serán reemplazados. 

Es en el interior de los edificios, que ahora muestran unas desnudas entrañas, donde se están haciendo los trabajos intensos. El Aula Magna, por ejemplo, está llena de andamios en su interior. Por el momento se está trabajando en la pintura, las ventanas y muros externos del edificio.

LAS DEMAS OBRAS

A un ritmo lento, en la UASD también se está trabajando en lo que será el edificio administrativo y el de ciencia y tecnología. En el área en la que irá el comedor universitario, aunque ya fue excavada, no se está trabajando actualmente.

El descenso en el ritmo de estos trabajos tiene una razón: están concentrando todos los esfuerzos en terminar el Alma Mater. La idea, apuntó Santos, es que el próximo cinco de octubre hayan terminado con todo lo que tiene que ver con la infraestructura.

“La primera etapa es terminar todo lo que es el Alma Mater. Seguimos trabajando en lo otro pero hemos centrado más el personal y los recursos a terminar el Alma Mater porque todo tiene que estar listo a finales del mes de octubre. Nosotros esperamos que para el cinco o el diez de octubre lo que es la obra esté terminada y sólo queden algunos detallitos”.

En torno a los detallitos a los que se refiere Santo, se trata de la limpieza y las labores de embellecimiento.

Volviendo con lo demás, Santos explicó que luego trabajarán más intensamente en el edificio de alta tecnología, que estará ubicado detrás de la Biblioteca Central, donde ayer estaban echando hormigón para preparar el terreno.

Otra prioridad en la que trabajarán en cuanto se termine el Alma Mater es el edificio administrativo. De este, sin embargo, hay menos evidencias que del de tecnología puesto que apenas han iniciado el movimiento de tierra.

“Automáticamente terminemos estas obras aquí, entonces todos los recursos irán a las otras áreas y se harán más intensivos los trabajos”, sostuvo Santos al tiempo de agregar que no sabe aún cuándo entregarán estos trabajos.

Respecto al comedor universitario, que estará detrás de la Facultad de Humanidades, es poco lo que se puede decir. Quizás que un gran agujero inerte ha llegado para ocupar lo que una vez fue el parqueo del área.

La ausencia de este parqueo ha hecho que el tránsito de la zona se convierta en un problema. Aunque habilitaron el parque del polideportivo para evitar problemas, poca gente lo usa y prefiere parquearse en las calzadas, dejando un solo carril libre.

Esto, de estarse trabajando en el área que se usaba antes, no sería tan incómodo si se estuviera trabajando allí. Pese a ello, los maestros y estudiantes no dicen mucho: ante la promesa de contar con una mejor universidad, callan y hacen acopio de paciencia.