Aboga por consenso en reforma fiscal

Aboga por consenso en reforma fiscal

El economista Rafael Camilo declaró que la reforma fiscal debe ser el reflejo del consenso entre todos los sectores, tanto económicos como sociales, y que el primer paso lo debe dar el gobierno.

Manifestó, además, que las autoridades contrataron a expertos internacionales para que las asesoren en ese sentido.

Según Camilo, se está esperando que el gobierno someta la reforma que concibe, acorde con las exigencias del Fondo Monetario Internacional (FMI), para luego proceder a presentar las opiniones de los agentes económicos y sociales.

Según Camilo, ex director de la Oficina Nacional de Planificación, la posición del sector privado y los partidos políticos, dependerá en gran medida de los ajustes y modificaciones que presente el gobierno al proyecto de reforma fiscal que se espera sea sometido al Congreso Nacional a más tardar en junio próximo.

Recientemente, el encargado de la Dirección General de Impuestos Internos (DGII), Teófilo-Quico-Tabar, aclaró que hasta el momento el gobierno no tenía ningún proyecto de reforma fiscal terminado.

Asimismo, dijo que tampoco se tenía proyectado el aumento del Impuesto a la Transferencia de Bienes Industrializados (Itbis), al Impuesto Sobre la Renta o al Selectivo al Consumo, en el marco de la reforma.

Sin embargo, Camilo afirmó que acorde con las exigencias del FMI, la reforma fiscal podría implicar tener que gravar muchos productos que ahora están exentos del pago del Itbis y un aumento de por los menos dos puntos en la presión tributaria que actualmente ronda el 15%.

Según Camilo, la reforma fiscal debió hacerse el año pasado, antes que gobierno cometiera una serie de acciones que afectaron el acuerdo con el FMI.

Manifestó que ahora la reforma será más profunda e impondrá y tendrá mayores impuestos, que si se hubiese hecho ante de que el gobierno violara el convenio con el FMI y de que los déficits de la economía se profundizaron.

Dijo que la reforma fiscal, lo que busca es aumentar los ingresos del Estado, por lo que se debe esperar un aumento en la carga impositiva para que el país pueda cubrir sus compromisos.

La República Dominicana está pagando unos US$1000 millones por servicio de la deuda externa, lo que significa más de RD$45,000 millones, lo que representa más de la tercera parte de los ingresos del Estado.