Abandona a los republicanos; se perfila candidato independiente

Abandona a los republicanos; se perfila candidato independiente

NUEVA YORK,  (AFP) – El magnate y alcalde de Nueva York, Michael Bloomberg, anunció este martes que abandona el Partido Republicano, abriendo la puerta a una eventual candidatura independiente a la Casa Blanca en 2008.

 «He realizado los trámites ante la oficina de elecciones de la ciudad de Nueva York para cambiar mi estatus como votante y registrarme sin afiliación con partido político alguno», dijo Bloomberg en un comunicado.

 El alcalde de 65 años dotado de una fortuna personal evaluada en 5.500 millones de dólares se abstuvo sin embargo de anunciar una eventual ambición presidencial.  «A pesar de que mis planes para el futuro no han cambiado, creo que esto pone en fase mi alineamiento con la forma en que he dirigido y seguiré dirigiendo la ciudad», afirmó.  El alcalde fue elegido en Nueva York en 2001, poco después de los atentados del 11 de setiembre. Tras una gestión popular, resultó reelegido en 2005.  «Como político independiente -dijo Bloomberg-, seguiré trabajando con todos los partidos para encontrar un terreno común, dejar de lado el partidismo y lograr soluciones reales a los desafíos que enfrentamos».  A pesar de que lo negó en reiteradas ocasiones, desde hace meses circulan en Nueva York rumores persistentes sobre una posible candidatura de Bloomberg.  Mientras unos especulaban que lo haría dentro del Partido Republicano, la mayoría apostaba por una candidatura independiente, dada las posturas cada vez más críticas adoptadas por el magnate frente al impopular gobierno del presidente republicano George W. Bush.  Algunos atribuyen a Bloomberg la disposición a apostar mil millones de dólares de su fortuna para acceder a la Casa Blanca. El anuncio de este martes despeja al menos una de las interrogantes: si el multimillonario se lanza, será por su cuenta.  A pesar de que resultó elegido alcalde como republicano, sus posiciones liberales en materia de derecho al aborto, control de armas y matrimonio homosexual lo colocaban más al centro del espectro político.

 Incómodo con las rigideces de los conservadores, resultaba incluso atractivo a los ojos de algunos demócratas.  «Cualquier ejecutivo sabe que los resultados reales son más importantes que las batallas partidarias», advirtió.  En caso de producirse una pugna entre tres candidatos, los otros dos favoritos son también dirigentes de la Gran Manzana: la senadora por NY, Hillary Clinton, del lado demócrata, y  Rudolf Giuliani, por los republicanos.